El antiguo Mercasalamanca es ya casi historia. Los trabajos de demolición de las viejas naves están ya a punto de concluir y gran parte de lo que fuera una de las principales zonas industriales de la ciudad se ha convertido en una alfombra de escombros. El ladrillo que en su día se proyectó con miles de viviendas sobre este solar ha dejado paso por el momento al destrozado ladrillo de las naves de alimentación.

Durante el último año, el antiguo Mercasalamanca se había convertido en cobijo para indigentes y drogadictos, además de un lugar para esconderse quienes tenían causas pendientes con la Justicia. Incendios en la zona debido a las fogatas incontroladas que se llevaban a cabo en las naves abandonadas y robos de chatarra estaban a la orden del día. Cada nave se había convertido en una especie de refugio donde se agrupaban individuos según su raza o función en tan singular ?barrio?.

El antiguo Mercasalamanca va dejando atrás esta imagen de abandono, mostrando un gigantesco solar con múltiples posibilidades de futuro. Los vecinos de la zona esperan que tal superficie pueda ser aprovechada para revitalizar esta parte del barrio, habilitando incluso equipamientos de ocio y deportivos, pero también grandes infraestructuras. Antes del estallido de la crisis se proyectó allí una nueva estación de ferrocarril para el tren de alta velocidad. El tiempo dirá cuál es el futuro que espera a esta parcela.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído