www.sorianoticias.com

El presidente de la Casa de Soria, José María Aceña, ha explicado que la decisión ha sido apoyada por la “inmensa mayoría” de los socios sorianos, que celebraron el sábado 5 una asamblea extraordinaria. La Casa de Soria mantendrá el nombre, aunque quizás haya que adaptar los estatutos a la nueva situación, ha explicado Aceña.
 
La incorporación de los socios del centro salmantino aportará a la Casa una inyección económica de unos 6.000 euros en cuotas, lo que aliviará la complicada situación económica que atraviesa el centro soriano. Al mismo tiempo, los socios del centro salmantino –que ya no pueden sostener su centro- podrán seguir disfrutando de las actividades e instalaciones de la Casa de Soria.
 
El presidente del centro soriano, José María Aceña, recuerda que hace unos años la Casa de Salamanca -que tenía su sede hasta ahora en la calle Cardenal Cisneros de la capital madrileña- ya estuvo alojada temporalmente en la Casa de Soria, para luego buscar un local propio. La fusión la deben aprobar las juntas directivas y las asambleas extraordinarias de ambos centros, una fusión que también debe contar con el beneplácito de la Comunidad de Madrid. En el caso de la Casa de Soria, su junta directiva aprobó la fusión el pasado 19 de septiembre.
 
La decisión de la Casa de Soria de ‘fusionarse’ con el centro de Salamanca refleja la situación que viven los centros regionales, que está sufriendo una asfixia económica. Precisamente, uno de los motivos de la asamblea extraordinaria era afrontar el problema del déficit de la Casa de Soria en Madrid. El mantenimiento de la Casa de Soria es de unos 40.000 euros, mientras que los ingresos por las cuotas de socios apenas han llegado a 20.000, según ha explicado el propio Aceña a los socios.
 
El presidente del centro soriano ha señalado que ya no llegan subvenciones de la Junta de Castilla y León. En concreto, a la Casa de Soria recibirá de la Junta 950 euros, ha indicado Ceña, “por lo que la sostenibilidad financiera se presenta muy complicada”. De hecho, los socios han acordado adelantar la cuota del próximo año para solventar, de momento, la falta de liquidez.
 
Un medida que no resuelve el problema de fondo, que es la falta de recursos económicos suficientes para mantener la Casa. En este sentido, el presidente José María Aceña confiaba en que la adjudicación del restaurante a la Escuela de Hostelería Alucinos-Lasalle paliara la falta de liquidez económica. Sin embargo, la mayoría de los socios ha acordado retrasar la firma del convenio con la Escuela de Hostelería, para que durante cuatro meses ese colectivo demuestre la calidad y firmeza de su proyecto hostelero y formativo, antes de que la Casa se comprometa con un contrato de varios años.
 
Este centro formativo de Lasalle es una entidad sin ánimo de lucro, que busca la integración social y laboral de jóvenes, que tiene unas 40 personas. La Escuela de Hostelería, que tiene la intención de invertir unos 9.000 euros para renovar la cocina, se encuentra ahora con un escenario diferente al esperado, que era el de firmar ya el convenio, por lo que valorará la nueva situación, ha explicado el presidente de la Casa de Soria.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído