La inflación anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) continúa en valores negativos en la provincia de Salamanca. En agosto fue del -1,1%, más baja que el mes pasado y muy por debajo de la media nacional, en el -0,4%. Y es que pese a subir los precios relacionados con la vuelta al colegio, los carburantes son mucho más baratos que el año pasado, cuando subían, a lo que se sumó un descenso en el precio de la energía.

Los grupos con mayor influencia en esta bajada son, en primer lugar, el transporte, que disminuye hasta el ?7,4% en la provincia de Salamanca debido, en su mayoría, a la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes, mayor este mes que en agosto de 2014. También la vivienda, cuya variación se sitúa en el ?1,7%, casi dos puntos por debajo de la del mes anterior a causa, principalmente, del descenso de los precios de la electricidad, frente a la subida registrada el pasado año. Cabe reseñar también en este grupo, aunque en menor medida, la bajada de los precios del gasóleo para calefacción, mayor que la del año pasado.

Descensos que contienen la subida de la tasa de alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación del 1,4%. Destaca en esta evolución el aumento de los precios de las legumbres y hortalizas frescas y, en menor medida, de los aceites, que bajaron en 2014. Además, los productos relacionados con la enseñanza, ropa y calzado se incrementan cerca de un 1%.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído