La crisis económica ha provocado durante los últimos años un importante aumento del paro, sobre todo en provincias como Salamanca, donde la construcción tenía un importante peso en la economía local, pero también con un sector servicios marcado por la temporalidad. Por eso, muchos despidos han sido forzados y terminaron en los Juzgados al reclamar los trabajadores. Los procesos llegaron a duplicarse, pero en 2013 descendieron por primera vez desde 2007. Al inicio de 2014 la senda continúa a la baja.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, los Juzgados salmantinos recibieron al menos cuatro casos cada día relacionados con conflictividad laboral, para un total de 479. De esta cantidad, 144 fueron despidos que terminaron reclamando justicia, 232 asuntos estuvieron relacionados con reclamaciones sobre condiciones del contrato, 98 con la Seguridad Social y cinco con despidos colectivos.

Los despidos judicializados fueron un diez por ciento menos que el año anterior. De hecho, de continuar esta progresión, 2014 terminaría con menos de los 655 conflictos que se registraron durante el ejercicio anterior. En cambio, las reclamaciones por cambios en las condiciones laborales se han incrementado, sobre todo a raíz de los cambios legislativos introducidos por el Gobierno.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído