Martí Aldea, director del Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB), ha ofrecido hoy la conferencia 'A Whi7-driven loop controls the G1 Cdk-cyclin complex at start' en el Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG), centro mixto de la Universidad de Salamanca (USAL) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dentro de su programa de seminarios externos. El investigador ha tratado el trabajo desarrollado en el instituto catalán a partir del descubrimiento de Whi7, un regulador para controlar la división celular y ofrecer nuevas pistas para poder combatir enfermedades como el cáncer.
 
"En el desarrollo del cáncer y en los tumores la división celular juega un papel muy importante a la hora de hablar del crecimiento tumoral  o la migración de las células cancerígenas. Las células cancerígenas son un tipo determinado de células que han perdido su control sobre las funciones que realizan, de manera que controlar la división celular puede ayudar en este tipo de cuestiones", explica en declaraciones a DiCYT (www.dicyt.com) el director del IBMB y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Lérida.
 
"Particularmente, en el laboratorio, estamos convencidos de que el control más inicial puede ser el que ayude a controlar fases como el cáncer o el desarrollo de tumores, al tratarlo en las fases principales en las que se inicia", puntualiza el experto. A lo largo de su intervención, el investigador se ha centrado en exponer algunos de los detalles moleculares que posibilitan el control sobre la información transmitida en las células: "Nuestro interés está en un inhibidor que actúa en las fases más iniciales; el momento en el que la célula decide entrar en ciclo de división celular", señala.
 
La primera proteína que está en el momento preciso en el que la célula decide multiplicarse es una proteína clave, la ciclina G1. Debido a ella, la célula da lugar a réplicas idénticas, ya que induce la duplicación del ADN que está en su núcleo. Para controlar la ploriferación celular, desde el IBMB se ha descubierto el regulador Whi7: "Esta molécula tiene características inhibidoras, y esto es muy importante para controlar la proliferación celular. El identificar el homólogo funcional en humanos nos ayudaría a obtener una diana, aunque quedaría bastante trabajo por hacer porque necesitaríamos entender cómo ese homólogo funcional se regula en nuestras células para luego, de modo dirigido, poder incrementar los niveles de esa proteína en las células que nos interesa", expone Martí Aldea sobre las investigaciones llevadas a cabo en su instituto.
 
Para realizar el trabajo se han utilizado levaduras, ya que los mecanismos de inicio de la división celular son idénticos a las células humanas: "Están todas las piezas, aunque reciben nombres diferentes, la manera de proceder y su funcionamiento son los mismos. Además, su ágil manipulación permite obtener una alta eficacia en el proceso de investigación", comenta el director del IBMB.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído