El Ayuntamiento de Salamanca ha recibido dieciséis ofertas para las obras de urbanización del solar situado en la avenida de Alfonso IX de León, entre las calles Wellington, Miguel de Unamuno y Ávila. Estas vías perimetrales serán también reformadas parcialmente con unos trabajos que consistirán fundamentalmente en la acometida de la red de distribución de agua potable y la sustitución de la red de saneamiento en todas las calles afectadas; la renovación del alumbrado público y la colocación de nueva señalización vertical y horizontal. 

Toda la zona se pavimentará y las calzadas existentes en la actualidad mantendrán el doble sentido. Está prevista, además, la apertura de una nueva vía en el solar que dará continuidad a la calle Ávila. El proyecto se completa con las canalizaciones de energía eléctrica, telefonía, gas y televisión por cable. Esta obra será posible gracias a un presupuesto base de licitación 379.834,18 euros, de los que 188.860,61 euros serán aportados por el Ayuntamiento y los 190.973,57 euros restantes por los propietarios del solar, con un plazo de ejecución es de seis meses. De entre las ofertas presentadas, cinco se ajustan a los requisitos: Gecosa: 326.695,38 euros; Arcebansa: 300.069; Martobar: 265.124,26; José María Pérez: 360.804,49; e Hispánica de Viales S.L.: 299.955 euros.

 
En concreto, las cláusulas administrativas establecen diferentes medidas, como el aviso a los afectados con una semana de antelación al inicio de las obras y a cualquier limitación o modificación de acceso de peatones o vehículos. La empresa deberá informará de las fechas de inicio y final de la modificación, las limitaciones de acceso y, en su caso, los itinerarios alternativos, así como la reubicación de las contenedores de residuos urbanos. En todo caso, se mantendrá siempre habilitado un itinerario peatonal accesible a viviendas y locales comerciales, debiendo limitarse, en zona de obras y en toda su longitud, mediante las correspondientes vallas y barandillas de protección. A este respecto también facilitará en la medida en que sea compatible con la seguridad en la obra, y salvo indicación expresa en contra de la Dirección Facultativa o del responsable en materia de Seguridad y Salud, el acceso a garajes y las operaciones de carga y descarga de mercancías. 

El contratista limitará, en la medida de lo posible, las emisiones de ruido y polvo y será responsable de la limpieza de la propia obra y de sus inmediaciones, tanto como consecuencia de las operaciones propias de la actividad de la obra (barros por la circulación de vehículos, acumulación de polvo, restos de acopios…) como de la imposibilidad de limpieza por los servicios municipales (recogida de papeleras, residuos, etc.) La empresa está obligada, además, a instalar la señalización precisa indicativa de los desvíos de tráfico de vehículos y peatonal, de los itinerarios alternativos y del acceso a la obra, la circulación y señalización en la zona que ocupan los trabajos y los puntos o zonas de posible peligro debido a la marcha de aquélla, tanto en dicha zona como en sus inmediaciones.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído