Hasta 1976 toda el agua residual generada en Salamanca era vertida directamente al río Tormes en varios puntos sitos en las zonas del Hospital Clínico, Vaguada de la Palma, Puente Romano, Prosperidad y Arroyo del Zurguén principalmente siendo una solución muy contaminante afectando a la flora y a la fauna del río. A pesar de la construcción de varios emisarios en los márgenes del río, no fue hasta 1984 cuando entró en funcionamiento la primera Estación Depuradora de Aguas Residuales de la ciudad que se ubicaba en Huerta Otea. Su misión era simple contando solo con tratamiento primario: la depuración del agua residual procedente de Salamanca antes de su vertido al río Tormes.

Quedándose la anterior escasa para satisfacer por completo las necesidades de depuración en Salamanca y cumplir con el compromiso del Ayuntamiento de Salamanca por el cuidado del medio ambiente, en 2003 entró en funcionamiento una nueva y vigente hoy en día. Ésta se ubica en el sector y zona conocida como la de ?El Marín? que estuvo en fase de pruebas un año. Según el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Emilio Arroita, se trata de ?la joya de la corona? en depuración de aguas. Así es cómo le gusta definir al edil esta instalación por su magnitud, capacidad y forma del tratamiento que ha incluido procesos pioneros con el paso de los años.

Además de las fases de pretratamiento y tratamiento primario de las aguas residuales, la estación incluye un tratamiento biológico del agua decantada y una línea de fangos además de la valorización energética del biogás producido en la digestión de los mismos. La actual estación depuradora está diseñada para abastecer para una población de unos 500.000 habitantes con una capacidad de desarrollo y ampliación que alcanzaría el 50%. Y no solo la ciudad de Salamanca se beneficia de ser servida por esta depuradora, pues hasta ella llegan para tratarse las aguas de las localidades del alfoz como Santa Marta de Tormes, Carbajosa de la Sagrada, Villares de la Reina, Villamayor de Armuña, Gomecello, Doñinos, Monterrubio o Cabrerizos entre otros además de los polígonos industriales del Montalvo y Villares.

?Las grandes infraestructuras hídricas siempre las ha hecho un gobierno del Partido Popular?

Emilio Arroita, concejal de Medio Ambiente, ha destacado de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Salamanca el que sea una instalación de alto nivel ?que permite devolver al Tormes un agua en perfectas condiciones, sin contaminantes y de calidad?. Por otra parte, ha subrayado a este diario ?que las grandes infraestructuras hídricas siempre las ha hecho un gobierno del Partido Popular?. La EDAR de Salamanca, un ejemplo que además ha sido considerada como instalación puntera para otras tanto por su diseño como por su capacidad. También, y gracias a la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Duero, la estación depuradora cumple en su tratamiento del agua con la normativa y las directrices europeas.

Un proceso complejo

SALAMANCA24HORAS se ha interesado por el funcionamiento de esta estación depuradora que, como se ha señalado anteriormente, es puntera de las existentes en la región. El agua entra desde un colector al pozo de llegada donde el agua sedimenta. Posteriormente, tiene lugar la filtración pasando por las rejas de selección de los ?muy gruesos?. Luego, el agua accede a las cámaras de bombeo donde será de nuevo filtrada sucesivamente hasta separar los sólidos y partículas grandes hasta otras más pequeñas que serán tratadas en los desarenadores y desengrasadores para una posterior sedimentación. En esta primera fase, que se considera de pretratamiento, tan solo se elimina entre un 10 o un 15% de la contaminación que trae el agua.

La depuradora de Salamanca es una estación biológica, pues cultiva los propios microorganismos del agua residual para utilizarlos en el proceso de depuración y tratamiento de esta agua de igual manera que si sucediera en el propio río. Sin embargo, y de tal manera, que en un día se logra depurar la misma cantidad de agua que sería necesario en semanas o meses en 15 o 20 kilómetros de río debajo de aguas contaminadas. El río, sin la estación depuradora, ?sería una auténtica cloaca?. La zona de pretratamiento de la EDAR de Salamanca es muy grande permitiendo una capacidad en esta fase de hasta 20.000 metros cúbicos por hora cuando el resto de la planta soporta entre 5.000 y 10.000.

Tras esta primera fase, el agua pasa a otra de decantación o de tratamiento primario. Consiste simplemente en una sedimentación en la que se deja reposar el agua para eliminar el 60% de los residuos sólidos y un 25% de la materia orgánica por precipitación. A raíz de ello se originan los fangos primarios que posteriormente se tratarán junto a los fangos con exceso. Pero antes el agua pasará a una fase de tratamiento secundario donde se eliminará el 80% de la materia orgánica y el 30% de sólidos. Así las cosas, es aquí cuando se podría decir que el agua saldría prácticamente con niveles cero de contaminación. Por último, los fangos se tratan para que estén mineralizados y estabilizados para después ser utilizados como abono de tierras agrícolas guardando correctos niveles de nitrógeno.

Una planta que produce aproximadamente el 40% de la energía que gasta

Además del fango y el agua, como subproducto, la Estación Depuradora de Salamanca obtiene biogás. Impulsar por aire el agua y hacer funcionar sus grandes motores y el total de su maquinaria requiere de un consumo importante de energía. Sin embargo, gracias a la producción de biogás, la planta salmantina es capaz de producir la cantidad suficiente para autoabastecerse en un 40% de la energía que demanda.

La primera en España en aplicar el sistema ANAMOX

Una de las mejoras efectuadas en la EDAR de Salamanca por la Confederación Hidrográfica del Duero ha permitido que sea la primera en España que utilizase un innovador proceso.  Conocido por ANAMOX, como ha explicado el concejal  a este diario y los responsables de la planta, consiste en la utilización de bacterias especializadas que contribuirán a la reducción de los niveles de nitrógeno amoniacal sin necesidad de mayor aporte energético y, por tanto, la reducción del coste en la explotación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído