Puede que las cifras asusten. Se estima que 150.000 personas en España sigan en paradero desconocido después de la Guerra Civil y la etapa franquista, algo más que posible si se tiene en cuenta que solo en Salamanca hay 222 de las cerca de mil que sufrieron una desaparición forzada, término jurídico que se refiere a la desaparición involuntaria de personas por parte de agentes del Estado o con el apoyo de estos sin que luego se reconozca. Estas forman parte de un número aún más grande, 900, que todavía siguen en paradero desconocido.

Son datos de la asociación Memoria y Justicia de Salamanca que advierte que la provincia charra no fue una zona de represión tan alta como sí hubo otras en España. Sin embargo, afirman que la cifra que manejan en Salamanca es muy posible que se quede corta ya que no dejan de salir nuevos casos a través de familiares y a través del trabajo diario que la asociación realiza.

Los trabajos se centran en todos los municipios de la provincia como, por ejemplo, en La Alberca donde, con la ayuda del alcalde de la localidad, hace apenas dos meses, indagaron en las actas del Ayuntamiento entre los años 1935 y 1940 para encontrarse con un nuevo caso. ?Teníamos 19 víctimas mortales registradas y nos hemos encontrado otra. Siempre hay nuevos flecos donde agarrarte?.

En otros casos son los familiares los que ponen sobre pista a los miembros de la asociación como ocurrió ?no hace mucho tiempo? en Cantalapiedra cuando una bisnieta de una desaparecida forzada que no aparecía en la base de datos de la asociación Memoria y Justicia se puso en contacto con ellos para poder encontrarla algún día.

El problema de llegar a saber dónde están esas doscientas personas que, de momento, hay recogidas en la base de datos y cuyo paradero se desconoce es precisamente que lo único conocido son sus nombres en muchos casos. En otros, en testimonios de familias, pueden llegar a saberse la fecha, el lugar aproximado donde fue e, incluso, la persona presuntamente culpable de estas desapariciones aunque sin llegar a confirmar. Además, el lugar donde se produjo no tiene que significar que sea el sitio donde yacen los restos sino que luego los han podido desplazar. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído