Este miércoles se reincorporan al Servicio Público de Empleo ocho de los diez trabajadores de las oficinas de San Quintín y de San José que fueron despedidos el 30 de junio del año pasado. A finales de octubre el Juzgado de lo Social declaró el despido de estos trabajadores nulo porque el contrato que mantenían con el Servicio Público de Empleo de Castilla y León desde 2003 fue realizado en fraude de ley.
 
Ante una situación como la actual el total de los trabajadores despedidos de las Oficinas de Empleo de Castilla y León piden a los responsables políticos de la Junta, y en especial al consejero de Economía y Empleo, "que no vacilen en reincorporar a estos trabajadores a sus puestos en las oficinas de empleo dotando de presupuesto al Ecyl para hacer frente a sus nóminas". Todo ello reconociendo que "aquella decisión política fue totalmente equivocada y nunca debió de realizarse; y que el trabajo de estos técnicos sobradamente cualificados y válidos es la mejor contribución para dar contenido a las oficinas de empleo de la Comunidad de Castilla y León y prestar una atención individualizada a los desempleados que, por desgracia, van en aumento". 

Tras las sentencias judiciales en contra, el Servicio Público de Empleo (Ecyl) presentó a finales de diciembre un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para extinguir los contratos de los 114 orientadores laborales con que cuenta en la Comunidad. Estos despidos repercutirán sobre todo en las oficinas comarcales, ya que Vitigudino se quedará con sólo un auxiliar administrativo a partir de enero, Guijuelo con un director y un administrativo, y Béjar con un ordenanza y un técnico. Por lo que los orientadores laborales temen que se cierre la oficina de Vitigudino y se fusione Béjar con Guijuelo. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído