Las empresas de transporte de productos hortofrutícolas, agricultores, apicultores y ganaderos están muy preocupados por el importante ascenso que se está produciendo del precio del gasóleo. Así, aunque existe un gasoil subvencionado para el campo, cualquier tractor o traspaleta que salga a la vía pública, los camiones pequeños y las furgonetas que usan los productores para transportar el género a las comercializadoras no se benefician de la ayuda.

Las empresas de transporte internacional también sufren de primera mano la subida de este combustible. Sin embargo, la crisis que arrastran en los últimos años, y que ha dejado en la calle a muchos camioneros, ha provocado que este sector no esté en las mejores condiciones para exigir subidas importantes del precio que les tienen que pagar las comercializadoras para que realicen su trabajo.

Con el precio actual del gasóleo, para repostar un camión de ruta internacional, que tiene una capacidad en tractora de 1.200 litros, más 120 en el equipo de frío, se necesitan unos 1.700 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído