Los empleados de la banca y sindicatos se han concentrado en la plaza de Los Bandos para protestar por los 1.502 despidos de los trabajadores de este sector. También se han plantado en las dos puertas de entrada de Caja España-Duero y han protagonizado una sonora pitada para hacerse oír. Así, han cantado 'arriba, abajo, Evaristo nos quita el trabajo' y algunos manifestantes han tirado petardos. Los sindicatos se quejan de la poca información que les están proporcionando sobre las negociaciones con Unicacja y si habrá más despidos. 

Desde la Unión General de Trabajadores aseguran que se están proponiendo medidas inviables, y que esta situación de incertidumbre no afecta a los clientes ya que no se están retirando cuentas ni cancelando operaciones. "Los clientes están más protegidos que nunca, los que están en la cuerda floja son los trabajadores". El sindicato ha reivindicado los derechos de los trabajadores de la banca, y han explicado que "existe miedo a manifestarse".

Respecto a la fusión con Unicaja, los empleados confían en que salga adelante, para que las consecuencias no sean tan negativas. "Confiamos en que Unicaja sigua adelante, ya que pensamos que la distribución del cierre sería diferente", señaló Francisco Cabañas, de UGT. Ante esta situación, los empleados de la banca no descartan seguir protestando si no les dan alguna solución.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído