Los empresarios de todos los sectores productivos son muy pesimistas sobre la evolución de la economía durante los próximos meses y vaticinan descensos en la cartera de pedidos, la producción, la inversión y el empleo. La Encuesta de Opiniones Empresariales de Castilla y León del primer trimestre del año, dibuja un clima empresarial que se deteriora en todos los sectores, respecto a los tres últimos meses de 2011.
 
Las expectativas de los empresarios del sector industrial para los próximos meses señalan descensos en la cartera de pedidos, la producción y la inversión. Así, las expectativas empresariales para los próximos meses siguen siendo muy pesimistas en las industrias con las excepciones de la cartera de pedidos total y extranjera en empresas de Bienes de consumo, con una previsión de aumento, y en las de Bienes de inversión, para las que se estima una subida de la inversión. Por ramas de actividad, las previsiones empresariales para los próximos meses sólo prevén aumentos en la cartera de pedidas para Minerales y Metales, Alimentación y Textil, y subidas de producción para Minerales y Metales, Química y Alimentación.
 
Los empresarios del sector de la construcción también son muy pesimistas en cuanto a la evolución de la inversión, el empleo y la producción durante los próximos meses. Asimismo, los empresarios del sector servicios auguran descensos en el nivel de prestación de servicios, empleo e inversión. La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) expresa que los datos de la encuesta ponen de manifiesto “la incierta y crítica situación en la que se encuentran las empresas de nuestra Comunidad”. La patronal explica, a través de un comunicado, que “la situación exige que se adopten con urgencia medidas no solamente estructurales que permitan reactivar la economía, sino también actuaciones muy concretas de carácter coyuntural para inyectar liquidez y cierto optimismo al mercado al menos a corto plazo”, señala un comunicado.
 
Medidas necesarias
 
En concreto, el empresariado reclama que las recientes reformas adoptadas por el Gobierno vayan acompañadas de medidas que impulsen la actividad económica, incidiendo primero en la necesidad de que circule el dinero, tanto para la inversión productiva como para el consumo, además de generar confianza para el restablecimiento de un adecuado posicionamiento institucional de España en el exterior.
 
Cecale entiende que estas medidas también deberían ir acompañadas de otras que permitan aumentar la productividad de las empresas y, por tanto, su grado de competitividad. Para ello, se pide restablecer la apuesta por la I+D+i, buscar fórmulas público-privadas que permitan impulsar de nuevo la intensidad de la inversión en infraestructuras, profundizar en adecuar el binomio universidad–empresas desde los inicios de la educación obligatoria, así como incidir en la mejora de la eficiencia en la gestión de los servicios públicos, contando para ello con la colaboración de la iniciativa privada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído