Otra de las medidas que contempla el nuevo Plan de Movilidad de Salamanca es la creación de una zona 30, es decir, calles donde no se podrá circular a más de treinta kilómetros por hora, dando prioridad a los peatones. En concreto, se trata del perímetro que comprende la Gran Vía, calle Rosario y paseo de Canalejas, un entorno donde se proyectan dos aparcamientos subterráneos, en la plaza de San Román y en la plaza de San Cristóbal.
 
Cabe recordar que el Plan de Movilidad contempla la peatonalización del centro de la ciudad, pero esta medida conllevará el incremento de las calles con pago por aparcar, la ORA, para cumplir con el pliego de condiciones de la empresa adjudicataria. De esta forma, la zona azul y verde se ampliará hasta el paseo de Canalejas y más allá de Rector Esperabé, alcanzando la zona del Museo de la Automoción.
 
La última ampliación se produjo la pasada legislatura estableciendo la zona azul en el barrio de San Vicente, con una nueva regulación y nuevos precios, mientras que la zona verde se estableció en Labradores y Salesas, además del barrio del Oeste. Una medida que despertó importantes recelos entre algunos vecinos de la zona al tener que irse a aparcar más allá de la plaza de toros, pero también fue respaldada por otros al considerar que de esta forma se evitaría el estacionamiento durante días en una zona cuyas calles, en su mayoría, carecen de garaje.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído