La espondilitis anquilosante es una enfermedad autoinmune, reumática, que produce dolor en la zona lumbar e inmovilidad. La movilidad se pierde de forma progresiva, por lo que es muy importante que el paciente realice ejercicio controlado, ya que éste frena el avance de la enfermedad y la tendencia a anquilosarse: “Es importante para ello seguir el tratamiento y tener una buena comunicación con su médico”.
 
La enfermedad suele aparecer entre los 20 y los 30 años y es más frecuente en hombres, sin embargo, en la asociación hay más pacientes femeninas. El diagnóstico precoz ha sido un objetivo de todas las asociaciones de pacientes desde hace mucho tiempo: “Podemos estar relativamente satisfechos porque se va consiguiendo. Hace unos años se tardaban 8 o 10 años en diagnosticar una espondilitis porque se confunde con otros muchos síntomas, como es el caso de las lumbalgias ordinarias u otras patologías”, explican desde la asociación. Se estima que entre un 1% y un 2% de la población sufre esta enfermedad.
 
La asociación cuenta con numerosas actividades entre las que se encuentran: fisioterapia, yoga o reeducación postural. También desarrollan actividades sociales de apoyo mutuo entre los enfermos para mejorar el área psicoafectiva. Actualmente la asociación participa en los comienzos de ‘Cadeas’ (Casa de las asociaciones) donde se realizarán actividades conjuntas. También colaboran con la facultad de Terapia Ocupacional y acuden a la facultad de medicina con el fin de dar a conocer esta enfermedad. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído