Los problemas de salud originados por el tabaco no sólo afectan a los fumadores, sino también a aquellas personas que inhalan el humo de manera pasiva. Y, por eso, los servicios de inspección de la Consejería de Sanidad realizaron, a lo largo de 2013, un total de 446 controles en los establecimientos públicos de la provincia de Salamanca. De esta manera, se garantiza el cumplimiento de la normativa vigente en esta materia y se protege la salud pública comprobando, por ejemplo, que no se facilita el acceso al tabaco a los menores de edad o que los puntos de venta están correctamente señalizados.
 
Esta labor derivó, a su vez, en la apertura de 107 expedientes en Salamanca, la segunda provincia con más cantidad después de Valladolid, con 118 expedientes. Los controles se realizan de manera aleatoria, en una fase inicial, eligiendo los locales que serán objeto de estudio al azar. Y se complementan, posteriormente, con inspecciones dirigidas que se realizan en aquellos establecimientos que ya han sido objeto de alguna infracción.
 
Por último, hay que recordar que la Consejería de Sanidad realiza también informes sobre la influencia del tabaco en el riesgo cardiovascular. Uno de ellos se publicó en 2013 (con muestra poblacional de 2004 a 2009) y, actualmente, se está realizando el trabajo de campo de la fase final del Estudio 2014: Estudios salud cardiovascular.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído