Al finalizar el pleno en el Ayuntamiento de Salamanca, un ciudadano intervino para presentar un ruego en el que solicitaba el archivo de los expedientes disciplinarios abiertos a dieciséis bomberos por entender que han resultado aleatorios "y por tanto injustos, que atentan contra la libertad de expresión y suponen una medida intimidatoria".

Álvaro García Velázquez, miembro de Juventudes de Izquierda Unida, argumentó que en la protesta del pasado 13 de febrero se denunció el despilfarro que supone la nueva torre de fuego del Parque de Bomberos, acto que posteriormente fue respaldado por todos los funcionarios de este servicio. "El celo del Ayuntamiento pretendiendo sancionar a estos trabajadores y reprimir la protesta contrasta con la poca diligencia con la que esta administración ha actuado durnate años con los más poderosos", dijo, recordando los expedientes sancionadores que caducaron a varios constructores.

Al respecto, el concejal de Recursos Humanos y portavoz del equipo de Gobierno, Fernando Rodríguez, explicó que estos funcionarios no estaban de servicio y entraron en el parque sin autorización, se uniformaron también sin autorización, interfirieron en un simulacro de sus compañeros y algunos profirieron insultos contra los políticos presentes en el act. "Estas conductas, y sólo estas conductas, son las que han motivado los diecieséis expedientes, y no los derechos constitucionales de libertad de expresión, que no son ilimitados", dijo, y recordó que hay otros cauces para protestar.

También intervino el portavoz del Grupo Socialistas, Enrique Cabero, para considerar que no se han dado circunstancias para esos expedientes. "Hay una presunción de inocencia y se verán los hechos en el procedimiento abierto". En este punto el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, puntualizó que "hay unos hechos que son susceptibles de abrir ese expediente. Hay que dejar trabajar a los instructores y se verá si hay sanción o no".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído