La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades aprovecha la entrada en vigor del nuevo baremo para la valoración de la Dependencia para perfeccionar la aplicación de la Ley y dar un paso más en la coordinación sociosanitaria en una doble vertiente. Habrá así una colaboración más estrecha entre los profesionales de Servicios Sociales y del sistema de salud a la hora de la valoración de la situación de Dependencia y en el seguimiento de los cuidados que se prestan en el domicilio a una persona dependiente de un cuidador familiar

La Junta de Castilla y León ha aprovechado la entrada en vigor, el próximo sábado, del nuevo baremo para la valoración de la Dependencia, fijado por el Gobierno de la nación, para incorporar nuevas actuaciones dirigidas a perfeccionar la aplicación de la valoración estatal y mejorar la atención a los ciudadanos, dando un paso más en la coordinación sociosanitaria en una doble vertiente: en la propia valoración de la situación de Dependencia y en el seguimiento de los cuidados que se prestan en el domicilio a una persona dependiente de su cuidador familiar.

 
Para ello, la Junta publicará mañana en el Boletín Oficial de Castilla y León la modificación de una Orden de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades que regulará el procedimiento para el reconocimiento de la situación de Dependencia -la actual es de abril de 2007-. Esta Orden permitirá incorporar una mayor colaboración entre los profesionales de Sacyl y los profesionales de Servicios Sociales a la hora de emitir el informe que determine cuál es la prestación más adecuada que debe recibir una persona dependiente por un cuidador no profesional en su propio domicilio y, además, garantizar que esos cuidados se ajusten a las necesidades del usuario. Desde mañana, por tanto, se incorporarán estas nuevas actuaciones en la fase de valoración y de seguimiento.
 
Así, en la fase de valoración, al informe de los profesionales de los Servicios Sociales para determinar las prestaciones adecuadas se suma la información sanitaria sobre la situación de las necesidades de las personas afectadas (dependiente y cuidador). La información conjunta permitirá determinar si la atención en el domicilio familiar es la prestación idónea para esa persona. Con ello, se incorpora una mayor garantía de que el usuario percibe la mejor atención y la más adecuada a sus necesidades.
 
En la fase de seguimiento de la atención, se incorpora como novedad un seguimiento único, permanente y coordinado entre el personal de los Servicios Sociales y los profesionales del sistema de salud sobre los cuidados en el domicilio que se presta a una persona en situación de Dependencia. Ellos serán los encargados de evaluar qué tipo y de qué calidad son los cuidados que está percibiendo en su domicilio la persona dependiente. Se fijarán en su estado nutricional, en la aplicación correcta de la medicación, en su higiene¿, pero, además, analizarán cuál es la situación en la que se encuentra el cuidador no profesional, sus posibles limitaciones físicas, emocionales, cognitivas o de alteración en la relación cuidador-paciente que pudieran poner en riesgo la calidad de esos cuidados.
 
Los resultados de este seguimiento se reflejarán, también como novedad, en un documento que estará en el domicilio de la persona dependiente y que será actualizado permanentemente por los profesionales de los servicios sociales y del sistema de salud. Este documento se denominará 'Guía de Cuidados' y en él se concretarán las pautas individualizadas de la atención a cada persona en situación de dependencia y a cada cuidador para mejorar el bienestar de ambos.
 
Para que esa coordinación sociosanitaria en las fases de valoración y seguimiento sea efectiva, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha formado a más de 500 profesionales en la aplicación del nuevo baremo estatal y también en las mejoras que ahora se introducen en el modelo castellano y leonés de atención a la Dependencia. Castilla y León figura como la Comunidad mejor valorada -según organismos externos- en la aplicación de la Ley y mantiene su apuesta por perfeccionar constantemente el modelo vigente. Se trata de avanzar en el compromiso, expresado por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en su discurso de investidura, de situar la coordinación sociosanitaria entre las líneas estratégicas de la Junta de Castilla y León.
 
Otra actuación nueva que se incorpora a partir de mañana es la aprobación de una solicitud unificada y simplificada de acceso a los Servicios Sociales y a la Dependencia. En esta actuación ha venido trabajando la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, tras el anuncio de la consejera, Milagros Marcos, en su comparecencia ante las Cortes Regionales para explicar su programa de legislatura. Esta medida se enmarca en la apuesta por la simplificación administrativa de cara al ciudadano. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído