El mes de febrero se convirtió en el mes más seco en sesenta años. Además, resultó muy frío en general debido a las temperaturas máximas demasiado bajas que se situaron constantemente entre los dos y los cuatro grados centígrados. Además, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) informó de que fue “extremadamente seco” en León, Valladolid y Ponferrada, “muy seco” en Ávila, Salamanca, Segovia y Zamora y “normal” en Burgos, siempre teniendo en cuenta el periodo de referencia 1971-2000).
 
El frío se debió al predominio de la circulación meridiana y las masas de aire polares, según la Aemet, quien informó además de que la nieve abundante en el norte montañoso y nordeste suavizó la media. De este modo, la anomalía térmica fue unos dos grados por debajo de lo esperado para esta época, e incluso en las provincias del sur, sobre todo en Segovia, fueron de tres grados inferiores a la media histórica. El carácter del mes fue “muy frío” en Ávila, León, Soria, Valladolid y Zamora, y “extremadamente frío” en Burgos, Salamanca y Segovia, que se acercaron o igualaron los valores registrados en 2005.
 
Debido a las situaciones de temperaturas bajas del este, las máximas se situaron en valores ligeramente inferiores a lo normal excepto en el extremo nordeste, donde fueron “muy inferiores”. No así la media de las temperaturas mínimas, que se definen como “muy inferiores” en Burgos y Valladolid y “extremadamente inferiores a lo normal” en Ávila, León y Soria, que igualan a los valores de 2005, Ponferrada (valor más bajo registrado desde 1951), Salamanca (desde 1944), Segovia (desde 1941) y Zamora (el más bajo desde 1934)
 
Aunque el mes comenzó con temperaturas medias ligeramente superiores a cero grados, los días siguientes hasta San Valentín se situaron por debajo, excepto el 5, 6 y 7. Luego ascendieron poco a poco hasta el final de mes, debido al ascenso de las temperaturas máximas, alcanzándose temperaturas cercanas a lo diez grados los últimos días. Sin embargo, las heladas fueron generalizadas hasta el día 25. Hubo nueve días en que la media de las temperaturas mínimas estuvo por debajo de los menos cinco grados. Por ejemplo, el día 4, en las zonas llanas se situaron cerca de menos diez grados, bajando hasta los -15 en montaña. Entre los días 11 y 14 las mínimas volvieron a los menos ocho grados en zonas llanas, ascendieron ligeramente los días siguientes con valores cercanos a los menos tres, para volver a caer los días 21 y 22 a los menos cinco. Los últimos días del mes las heladas fueron “débiles y aisladas”.
 
Precipitaciones
 
En cuanto a las precipitaciones, la tónica general del mes fue la alternancia de tiempo anticiclónico, interrumpido por la entrada de borrascas frías del este y algún frente rozando el norte de la Comunidad que ha dado lugar a que las precipitaciones, generalmente en forma de nieve, se centraran en el norte montañoso y este y apenas se registrasen precipitaciones en el resto.
 
Éstas fueron muy escasas y no han superando los cinco litros por metro cuadrado en casi la totalidad de las provincias de Valladolid, Zamora, Salamanca y gran parte de Ávila, algo que contrasta con el norte montañoso, donde se superaron los 100 litros debido a la nieve. Así, en Ponferrada se registró el valor más bajo desde que existen observaciones (1951), en León se igualó el de 1952 y, en Valladolid, no se recordaba tan poca precipitación desde 1894, es decir, 118 años, con tan solo 0,2 litros por metro cuadrado.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído