Tres de cada diez trabajadores encuestados por Adecco creen que serían más felices si emprendiesen su propio negocio pues podrían organizarse su tiempo y dedicarse a una profesión que les gustase. Sin embargo, un 40% cree lo contrario ya que el emprendimiento conlleva demasiadas obligaciones y responsabilidades. El resto no sabe si sería más o menos feliz que ahora. Cuando se les formula la misma pregunta a los desempleados, las opiniones están más igualadas pues el 38% cree que emprendiendo sería más feliz, un 37% piensa que no sería así por las responsabilidades que implica y el otro 25% está indeciso.

Lo que sí afirman con mayor rotundidad los encuestados por Adecco es que realizar una tarea vocacional aporta mayor satisfacción a los trabajadores (89%) aunque existen diferentes matices. Entre las personas que ahora mismo sí tienen un empleo, un 54% cree que siempre una persona con vocación será más feliz en su trabajo, seguido de un 35% que opina que aunque la vocación es importante no es suficiente para alcanzar ese status. Un 12% piensa que la vocación no es

importante siempre y cuando se esté a gusto en el puesto que se tiene y apenas un 0,4% de ellos cree que hoy en día tener trabajo es suficiente para ser feliz.

Para los desempleados en cambio los porcentajes varían ligeramente: un 40% apuesta por la vocación como sinónimo de felicidad, un 38% es de la opinión de que la vocación no es suficiente para ser feliz aunque sí muy importante y un 21% cree que lo fundamental es estar a gusto con lo que se hace, sea vocacional o no. Por último, un 1% piensa que actualmente con trabajar ya se es feliz.

En el mismo sentido, se les ha planteado si creen que podrían ser más felices reinventándose y apostar por un empleo que estuviese vinculado directamente con sus hobbies y aficiones. El 67% opina que sí lo sería pero de nuevo aquí hay matices pues el 31% confiesa que siempre ha querido desempeñar una profesión vinculada a sus aficiones, lo cual le reportaría mayor satisfacción mientras que el otro 36% piensa que aunque cree que sería más feliz, no ganaría suficiente dinero. El resto afirma que no mezclaría ambas cosas ya que sus aficiones son sólo tiempo de ocio.

Dando un paso más, y puestos a imaginar, se les ha planteado a los encuestados la posibilidad de poder volver atrás en el tiempo y elegir de nuevo a qué dedicar su carrera profesional. Un 59% de los encuestados no cambiaría de profesión aunque pudiese volver al pasado y elegiría otra vez la que tiene actualmente. En cambio, hay un 40% que sí escogería otra carrera. Profesor, informático, médico y veterinario son las opciones que eligen mayoritariamente quiénes querrían darle otro enfoque a su vida laboral si pudiesen retroceder en el tiempo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído