Las perspectivas de financiación sostenible en el tercer sector social se dibujan llenas de dificultades a corto plazo, según un estudio elaborado por PwC, el Instituto de Innovación Social de Esade y la Fundación La Caixa. Según las previsiones para los próximos años, hasta 2017, en el escenario más conservador se producirán caídas entre un 3 y un 6% respecto a 2012. El informe titulado ‘La reacción del Tercer Sector Social al entorno de crisis’, elaborado por estas tres entidades, prevé una contención de la financiación pública a corto plazo y una recomendación a las ONG de orientarse hacia el sector privado, "principalmente la financiación proveniente de socios particulares y empresas".

En ninguno de los escenarios considerados por los autores del estudio, la financiación volverá a niveles previos a la crisis antes de 2017. La metodología del informe ha incluido la realización de entrevistas con las principales entidades del sector, múltiples cuestionarios on line y panel de expertos. El año pasado ya estas mismas entidades elaboraron un estudio en el que se analizó el presente y futuro del tercer sector social.

Las entidades consultadas en el estudio ven en la diversificación del modelo de financiación del tercer sector, pasando por un mayor esfuerzo en la captación de financiación privada, “una palanca clave para su estabilidad en el nuevo entorno”. Esta es la recomendación principal de los autores del informe a las ONGs. Estos mismos autores consideran que se tardará tiempo en volver a niveles previos a la crisis, y no se ven visos de un repunte a medio plazo de la financiación pública. El 78% de las entidades consultadas se muestran pesimistas en este sentido.

Sin embargo, ese porcentaje se invierte (72%) en cuanto al optimismo de los consultados respecto a la captación de financiación privada. La conclusión es sencilla pero con matices importantes: según se confirma en el documento, la mayoría de entidades consultadas coinciden en que la sociedad debería ser el principal pilar del tercer sector social y en que la crisis económica ha derivado en una mayor sensibilización de la población hacia causas sociales; aunque les resulta muy difícil transformarlo en nuevas altas de socios.

¿Cómo están respondiendo las ONG a la crisis?

Según se desprende del estudio, una gran mayoría de las entidades consultadas (más del 90%) están centrando sus esfuerzos y prioridades en realizar diferentes acciones a corto y medio plazo, independientemente de su perfil, tamaño o ámbito de actuación. Un 94% de las ONG apuestan por priorizar sus programas, reorganizando los recursos, manteniendo los correspondientes al origen o razón de ser de la entidad y un 92% deciden diversificar las fuentes de financiación, dedicando mayores esfuerzos a "fundrasing", captación de socios y empresas. Otras en cambio, se decantan por otras medidas como incrementar las actividades que generen ingresos propios (78%), congelar salarios (76%) o buscar alianzas con el sector privado (71%).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído