“Es fundamental que no ocurra que en seis años tengamos tres leyes educativas diferentes”

 “Es fundamental que no ocurra que en seis años tengamos tres leyes educativas diferentes”
“Es fundamental que no ocurra que en seis años tengamos tres leyes educativas diferentes”
Licenciada en Ciencias de la Educación, Pedagogía, y diplomada en Psicología por la Universidad de Salamanca, cuenta además con un postgrado de especialista en perturbaciones de la Audición y del Lenguaje (Logopedia) por la Universidad de Oviedo. Su experiencia profesional en equipos psicopedagógicos y en departamentos de orientación de institutos de Educación Secundaria y colegios de Educación Infantil y Primaria de Castilla y León y del Principado de Asturias la llevó entre 2000 y 2003 a ejercer como asesora técnica de la dirección General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. 

De 2003 a 2007 prestó servicios como jefa del Servicio de Estudios y Documentación de la Secretaría General de la Consejería de Educación y también ha sido directora general de Infraestructuras y Equipamiento de la Consejería de Educación. Durante la anterior legislatura desempeñó el cargo de directora general de Administración e Infraestructuras de la Gerencia Regional de Salud de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Experiencia y currículum que llevaron a Manuela Rosellón a ocupar la Dirección Provincial de Educación de Salamanca el verano pasado. Transcurrida gran parte del curso escolar, recientemente se ha abierto el periodo de selección de centros para el próximo curso, en el que ya se trabaja.

- El próximo curso se avecinan cambios, empezando por la selección de centro.

- Hemos empezado ya la preparación del curso que viene. Hemos abierto el periodo para que los niños de Infantil y Bachillerato puedan elegir el centro que quieren, y en general para todos aquellos que quieran cambiar de centro. En Salamanca había diez zonas educación Primaria e Infantil y cuatro en Secundaria, pero este año hemos puesto tres zonas, las mismas en Primaria y Secundaria. Con ello pretendemos favorecer el derecho de libre elección para los padres y se va a puntuar por domicilio o trabajo.
 
- Vamos, que los padres puedan tener el colegio al lado del puesto de trabajo.
- Ahora normalmente trabajan los dos progenitores y a la hora de organizarse las familias hay que facilitarlo. Lo que se pretende, y no puede ser de otra manera, es que haya más vacantes que matrículas. Tenemos que garantizar el puesto a todos los alumnos que inicien el curso en Salamanca.
 
- ¿Y en la provincia se avecinan cambios para el próximo curso?
- Se verá a partir precisamente de este periodo de admisión. Comprobaremos que haya localidades o centros donde el número de alumnos sea inferior a cuatro, el mínimo para que exista abierta una escuela. Este curso ya hemos tenido algún municipio que solicitaron no quedarse en su localidad e ir al centro de referencia. A lo mejor hay algún centro que deje de funcionar o a lo mejor no.
 
- ¿Hay necesidad de ampliar aulas, sobre todo en el alfoz de la capital?
- Tenemos ahí Carbajosa y Villamayor, estamos atentos a los periodos de escolarización.
 
- Porque en Carbajosa el nuevo colegio no llega por falta de presupuesto.
- Carbajosa en concreto el tercer colegio es el que está licitado y se va a mantener, al ritmo que tenga que seguir, pero se mantiene porque es una infraestructura necesaria. Este año que no habrá colegio pero sí niño está claro que tenemos que dar una respuesta para ubicarles. Hay una serie de módulos que se han venido instalando y veremos si es suficiente o debemos tomar otra medida.
 
- ¿La crisis también trastoca muchos planes educativos?
- Se nota, claro que se nota, porque la crisis nos afecta a todos. El objetivo de este curso es mantener los niveles de calidad que se han alcanzado, los niveles de excelencia. Antes hablábamos de incrementarlos, ahora somos realistas y lo importante es mantenerlos. La Junta ha hecho una apuesta por los docentes, son el valor más importante que tiene la educación. Los niveles de calidad son gracias al trabajo del profesorado. Eso se ha mantenido y ha habido otras cosas que se ha tenido que sacrificar, como las inversiones en nuevas infraestructuras. Todos tenemos que hacer un ejercicio de eficiencia en la gestión para mantener los niveles. Veremos a ver qué sucede con los nuevos presupuestos.
 
- Hablando de profesorado, se congela la oferta de empleo público, se restringen las condiciones para los interinos, ¿qué va a pasar el próximo curso con sus condiciones laborales?
- La línea que viene marcando la Consejería es apostar por el empleo y por el personal. Una vez aprobados los presupuestos y en Valladolid tengan las reuniones con los sindicatos, nos tendrán que decir. Hasta ahora ha sido así, manteniendo el personal mantienes el empleo y los niveles de calidad.
 
- No sólo el personal es fundamental en la educación, también el material, por ejemplo las nuevas tecnologías. ¿Habrá dinero para más pizarras digitales y ordenadores?
- Este año se dotaron nuevos miniportátiles a 23 colegios, 343 ordenadores, la dotación de la segunda fase. Todas las aulas del primer ciclo están dotadas de cableado informático y en pizarra digital y proyector. El proyecto continúa, no sé si a la velocidad que quisiéramos todos, pero continúa. De hecho, las actividades de formación se continúan llevando a cabo con los profesores, más de 130 en Salamanca.
 
- Al final el contexto económico siempre aparece. ¿También afecta al fracaso escolar y los resultados académicos?
- Los problemas económicos en familias claro que se tiene que notar. En absentismo no, los índices son muy bajos y afectan a poblaciones concretas. En éxito escolar, continuamos con los programas y ya han comenzado en aquellos cursos previstos en febrero, y continuamos con las mismas previsiones en Primaria y Secundaria. 
 
- De todas las novedades que ha ido anunciando el Ministerio de Educación, ¿cuáles estarán ya en marcha el próximo curso?
- El Ministerio comenzó su andadura con un gran número de novedades. La primera, Educación para Ciudadanía, que será Educación Constitucional y Cívica. Ya se están preparando los contenidos, pretenden que se ponga en marcha el próximo curso. También está la reforma del Bachillerato a tres años, pero eso hay que concretarlo antes, se ha esbozado que se adapte la diversidad de opciones a las capacidades del alumnos, a sus inquietudes e intereses. Es necesario que a lo largo de estos meses se concrete y luego eso necesita su desarrollo en las comunidades autónomas, así que para el curso que viene no será posible.
 
- ¿Por qué son necesarias estas reformas educativas?
- La de Educación para la Ciudadanía porque es una asignatura que tiene más valores subjetivos que contenidos científicos, valores en los que en general no hay un acuerdo. Ello conduce a que se le dote de unos contenidos empíricos, de Constitución y derechos humanos, para que se le dote de objetividad. En cuanto al Bachillerato, los resultados de fracaso escolar no son buenos, España se encuentra a la cola casi a nivel mundial, no así Castilla y León, por encima de la media. Esos índices de fracaso se producen en el último curso de Secundaria y por eso se pretende dar un giro para que se adapte mejor a las capacidades de cada alumno para conseguir que consigan los mejores resultados en aquello que quieren y se les da mejor.
 
- Con tantos cambios, ¿no parece que cada Gobierno busca más un adoctrinamiento que reformas educativas?
- Yo soy partidaria de un Pacto por la Educación, que exista un acuerdo por esas cuestiones fundamentales educativas para que realmente se le dé una continuidad y una coherencia a la estructura del sistema educativo. Debe haber unos acuerdos mínimos y básicos sobre qué es lo mejor para nuestros jóvenes. Es fundamental para que no ocurra que en seis años tengamos tres leyes educativas diferentes.
 
- ¿Qué es lo que debe ser mejor para los jóvenes?
- Aquel sistema educativo que les proporciona una educación seria, de calidad, que les da una formación consistente, que les conduce a esos éxitos educativos y les va a permitir no sólo la educación básica, sino después a un trabajo. La unión entre educación, empresa y Universidad debe ser un continuo. Es difícil, pero los objetivos a poner deben ser buenos para poder conseguirlos.
 
- Los objetivos quedan bien en el papel, pero en la práctica cada situación es diferente. ¿Qué hace que Castilla y León se encuentre en todos los informes por encima de la media y delante de todas las comunidades en calidad educativa? ¿Qué se hace aquí de especial?
- Somos una comunidad grande, con pocos habitantes, dispersa, donde ha habido unos principios que se han tenido muy claros, que la educación debe llegar a todos los ciudadanos allá donde estén. Realmente se han puesto los medios para ello. Es un sistema muy equitativo. Con la inversión en educación los resultados también son buenos, es un sistema que es ejemplo a todos los niveles. Se han compaginado bien las necesidades de la población con el sistema, compacto, continuo, que se le ha dado unos principios generales.
 
- ¿En qué situación se encuentra la educación en Salamanca?
- En muy buena posición, en los primeros lugares. Se trabaja bien a todos los niveles, el éxito educativo es alto.
 
- Pero siempre hay margen para mejorar. ¿Qué se necesitaría ahora?
- En Salamanca, partiendo de esa muy buena situación, queremos incrementar los niveles de calidad y rebajar los índices de fracaso escolar y abandono, entre el 10 y 15 por ciento. Tenemos que llegar a esas cifras. Por eso apostamos por programas de refuerzo, de ayuda a los alumnos, competencias básicas como lectura, cálculo, escritura, lenguaje oral, lenguaje escrito, apostar por el bilingüismo, con los modelos que tenemos ahora o los que tengan que venir. En algunos centros tenemos hasta tres lenguas. También vamos a trabajar en utilizar las nuevas tecnologías en el aula y la Formación Profesional es un apartado muy importante.
 
- ¿Habrá nuevos ciclos de FP el próximo curso?
- Partimos de la situación que tenemos ahora mismo, con un número de ciclos abundante, que se adapta a las empresas que tenemos, pero siempre queremos mejorar para que aquellos chicos que estén interesados en ciertos ciclos tengan esa oportunidad. Pero no sólo hay que relacionarlo con la oferta, también con las posibilidades reales de inserción laboral, las salidas profesionales.
 
- ¿Por ejemplo?
- Ahora estamos en ese proceso de análisis, hay que ver el mercado laboral, nos encontramos en una situación difusa, a ver hacia dónde se orienta. Los cambios en las empresas son vertiginosos, aparecen, desaparecen rápidamente. No podemos ir por delante, debemos adaptarnos. La Formación Profesional es una alternativa de futuro para los chicos, los grados de inserción laboral siguen siendo más altos que la educación universitaria.
 
- ¿Qué le diría a quienes consideran que como consecuencia de la crisis habrá una generación perdida?
- La situación es muy difícil, pero no creo que haya una generación perdida. Qué va. Los jóvenes son ahora los mejor formados, con todo el respeto para las generaciones pasadas. ¿Que tienen el panorama complicado? Cierto, pero ellos y todos. Con esa formación deben ser lo suficientemente fuertes y tenaces para lograr esa salida al mundo laboral, teniendo en cuenta que esa salida empresarial también depende de ese espíritu emprendedor que puedan tener los jóvenes. Está claro que el momento no es sencillo, pero son los mejor preparados para enfrentarse a esta situación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído