La línea ferroviaria de media distancia entre Salamanca y Ávila no fue finalmente suprimida este verano, pero a partir de ahora dispone de peores trenes para sus pasajeros. El Gobierno ha decidido que los vehículos de la línea más vetusta con que cuenta Renfe regresen a la provincia charra para circular en las líneas hacia Valladolid, Palencia y Ávila. Así consta en una resolución del Ministerio de Fomento, según denuncia el Partido Socialista.

Los antiguos trenes regionales diésel (TRD) de la serie 594, que fueron retirados hace tres por los continuos problemas que experimentaban, tanto en retrasos como incomodidades para sus usuarios, vuelven a circular por las vías de Salamanca en lugar de los modernos trenes diésel de media distancia de la serie 599. Un logro a base de numerosas protestas vecinales, con manifestaciones incluso a las puertas de la estación de ferrocarril. 

Los trayectos desde Salamanca afectados son Salamanca-Ávila y Salamanca-Valladolid-Palencia. Se da la circunstancia de que en este último recorrido, los pasajeros se ven doblemente perjudicados, ya que además del cambio en el vehículo que presta el servicio, se añade el hecho de que no existe revisor en algunas de sus frecuencias.

 
Hace años los viajeros debían eternizarse en el andén hasta que llegara su tren hacia Salamanca e incluso, una vez llegado a la ciudad, el viaje contrario hasta la capital de España demoraba su salida. Así, el servicio quedaba ya alterado, pues los siguientes viajes ya acumulaban retrasos en sus horas previstas de salida y llegada en ambos sentidos del trayecto. Los fallos en los TRD 594 eran continuos, ya fuerapor el incendio de los frenos, el fallo en alguna válvula o problemas de la propia máquina por la vetustez de sus piezas. Eran muchas las quejas de los salmantinos que utilizaban este tren, no sólo por los retrasos que sufría, sino también por la incomodidad durante el viaje.
 

Reacción del Partido Socialista

Para el PSOE de Salamanca, "la política de recortes en el transporte por ferrocarril llevada a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy afecta de manera especialmente grave a Salamanca, ya que los trayectos que conectan la provincia salmantina con otras provincias de Castilla y León se ven afectados por el cambio de trenes. Estos recortes suponen un ataque directo a la provincia de Salamanca, colocándola entre las provincias con peor servicio ferroviario del país".
 
A juicio de los socialistas, "con esta decisión el Gobierno del PP ha vuelto a poner de manifiesto su desprecio hacia la provincia de Salamanca, al destinar los peores trenes de los que dispone Renfe para cubrir recorridos utilizados por miles de salmantinos. Además, este cambio se ha producido sin que los usuarios hayan sido advertidos del cambio en los trenes que les iban a transportar hasta su destino, lo que ha incrementado la indignación de los ciudadanos. A partir de ahora, y fruto de la errónea decisión del Gobierno, el servicio será peor aunque los usuarios seguirán pagando el mismo precio".

Desde el PSOE de Salamanca consideran especialmente grave esta decisión "y un maltrato más por parte del Gobierno del PP, que devuelve al siglo pasado las conexiones por vía ferroviaria desde Salamanca. Exigimos a los reponsables de Ministerio de Fomento que den marcha atrás de esta decisión devolviendo a los ciudadanos su derecho a ser trasladado en unos trenes dignos. Tomaremos las medidas pertinentes en sede parlamentaria para evitar este nuevo ataque a los servicios públicos".

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído