El sindicato CSI-F, mayoritario entre los funcionarios, denuncia que la ocupación en el sector público continúa su sangría con la pérdida de 12.600 puestos de trabajo en el tercer trimestre del año, según los datos publicados de la Encuesta de Población Activa. Esto supone una pérdida total de 390.000 puestos de trabajo desde finales del tercer trimestre de 2011. En estos momentos, la plantilla del conjunto de las administraciones públicas asciende, según la EPA, a 2.830.600 personas, incluido el personal que trabaja en las empresas públicas, el mismo nivel que se registraba en el tercer trimestre de 2004, es decir, casi diez años atrás.
 
“Esta evolución se traduce, sin duda en un deterioro de los servicios públicos que reciben los ciudadanos en todos los ámbitos, dada la evolución al alza de la población española”, afirma CSI-F, que observa una nueva tendencia en el tipo de contrato, de tal manera que se están sustituyendo los indefinidos por temporales. “Esto es inaceptable”, añade.

Por eso, el sindicato considera que “ no podemos aceptar que los trabajadores del sector público sean los damnificados de los ‘brotes verdes’. No puede ser que los empleados públicos fueran los primeros en sufrir los efectos de la crisis y ahora sean los últimos en beneficiarse de los efectos de la recuperación. En estos momentos, los trabajadores de las administraciones públicas están soportando la cara más dura en esta supuesta recuperación económica, dado que mientras comienza a subir la ocupación en el sector privado, la pérdida de puestos de trabajo continúa en el ámbito de lo público”.

Ante esta situación, CSI-F reclama la convocatoria urgente de la Mesa General de las Administraciones Públicas para abordar el déficit de plantillas y poner en marcha un plan de recursos humanos antes de que sea demasiado tarde. “La Administración se encuentra al borde del colapso y en los próximos años el sistema se hará insostenible”, concluye.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído