La Asociación Amigos de Japón en Salamanca ha recordado este sábado en el Campo de San Francisco a las víctimas de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, insistiendo en la necesidad de la paz en el mundo en estos tiempos de creciente belicismo. Como referente, se recordó a la niña Sadako que murió años después por leucemia a consecuencia de las radiaciones de la bomba.

Para ello, la asociación, como viene realizando desde el año 2007, enseñó a hacer grullas de papel (origami) y se sumó a la plegaria que reza a los pies de la estatua dedicada a Sadako en Hiroshima: ?Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria: paz en el mundo?.

La forma de conmemorarlo es sencilla: plegan papel y hacen grullas (orizuru), tal y como se hace en Japón, en recuerdo de los niños víctimas de las bombas y la guerra. Senbazuru significa ?mil grullas?, pues haciendo mil grullas reavivan su esperanza por la salud y la paz.

La Asociación Amigos de Japón en Salamanca rogó ?por los que sufren por las guerras, especialmente, los niños y los inocentes. Exponemos nuestras grullas de papel en el parque; sus brazos sostienen año tras año centenares estas sencillas grullas de la paz y de la esperanza por un mundo mejor, bajo la sombra de dos olmos que surgieron espontáneamente a pesar de que se talaron todos los del parque?.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído