Con la controversia que desde hace años se respira en política, la desconfianza y el disgusto de los ciudadanos ha dejado paso a un deseo claro de revisar la Constitución. A pesar de su fama de ‘sagrado‘, este texto parece haberse quedado anticuado ante los ojos de los ciudadanos de Salamanca. No se lo piensan dos veces a la hora de afirmar que es necesaria una reforma en la Constitución.

¿Qué tema preocupa a la mayoría? La justicia. “Yo incluso pondría pena de muerte, porque no puede ser estar así, no se puede ni vivir”, dice un ciudadano. “Habría que cumplir las leyes para que las cumplieran todos, porque están ahí, pero no se cumplen”, protesta otro. La monarquía también ha salido a relucir, ya que se trata de otro tema que, aunque no está tan de moda, lleva a la calle la duda sobre si verdaderamente sigue teniendo sentido. “En su día el Rey lo haría bien, pero hoy en día… no hace más que perjudicarnos a nosotros y al país”, opina una joven.

Los salmantinos no están satisfechos con el contenido de la Constitución, y cada vez se inclinan hacia el lado más radical y estricto, descontentos con los tiempos que viven. Alguno insinúa que la justicia no se aplica como debiera a quienes tienen poder, por lo que manifiestan su deseo de llegar a cambios que afecten a este aspecto para hacer unas leyes más equitativas.

 

A pesar de lo que se dice oficialmente sobre la Constitución, y acerca de su carácter inviolable, los salmantinos no celebrarán el día de la Constitución con mucho ahínco y orgullo. De hecho, sueñan con poder pasar por encima de lo que dicta y renovar un texto que se ha quedado atrasado. “Si la medicina fuera tan atrasada como las leyes, seguiríamos curando a la gente con ricina”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído