La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha llevado a cabo una investigación en 25 talleres de reparación de ordenadores portátiles para comprobar si los arreglan de forma conveniente. La 'avería' de los portátiles consistía únicamente en que habíamos desconectado un cable y las piezas se marcaron con tinta invisible para comprobar si se cambiaban de forma innecesaria.

En general, los talleres actuaron bien, aunque hubo alguna sorpresa en este estudio, que se publica en la revista OCU-Compra Maestra del mes de junio. El primer punto negativo se lo llevan aquellos talleres de reparación que no informan sobre los derechos del consumidor. De hecho, un 50% de los analizados suspende en este apartado al incumplir lo que la ley les obliga: exhibir de forma clara el precio por hora , existencia de hojas de reclamaciones. Al dejar el ordenador en el taller, la OCU esperaba que se entregara algún resguardo o justificante que acreditara que el portátil se quedaba allí. Pero sólo algunos talleres lo hicieron, a otros hubo que pedírselo y, en el peor de los casos, lo denegaron.

A continuación, al llegar la hora de ver qué le pasaba al ordenador, se encontraron con un amplio abanico de situaciones. En los otros 23 talleres sí cobraron por 'reparar' el portátil, y las facturas más llamativas fueron las de dos talleres que cobraron 138 euros y 116 euros, respectivamente. Argumentaron que habían cambiado piezas que no habían sido cambiadas, ya que las señaladas con tinta invisible seguían estando en el ordenador. Es decir: pagar por nada.

A pesar de estas lamentables situaciones con las que cualquier consumidor puede toparse, la OCU considera que las cosas han mejorado en los últimos años. Pese a todo, las chapuzas a las que puede enfrentarse un consumidor son variopintas: ssustituir piezas que están en perfecto estado, cobrar por piezas que no se han cambiado, conceptos extraños que no se sabe a qué hacen referencia pero que sirven para hinchar la factura, y talleres que no avisan cuando la reparación ha terminado. Ante estas situaciones, la OCU exige más seriedad a los talleres. Además, solicitamos a las comunidades autónomas que aumenten los controles para detectar y sancionar las irregularidades.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído