Licenciado en Ciencias Económicas y doctorado en Marketing por la Universidad Complutense de Madrid. Master en Análisis Económico-Financiero de la Empresa, este bejarano ha sido responsable de Marketing de la Corporación Empresarial de la ONCE, compuesta por más de 18.000 empleados, en diversas empresas y es profesor asociado del Instituto de Empresa (escuela de negocios de Madrid), en Sports Management. En el capítulo honorífico, ha recibido la Medalla de Oro al Mérito Deportivo del Gobierno de España y de la Junta de Castilla y León. Es Cruz de Plata de la Orden Civil de la Solidaridad Social, y presidente de Honor del Club AVIVA Sánchez-Guijo, dedicado a la promoción deportiva entre personas con discapacidad en Salamanca.
 
Pero quizá sea más conocido para los salmantinos por sus logros deportivos, pues ha participado en tres Juegos Paralímpicos, (Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 2000), con un total de cuatro medallas de oro y una de bronce. Fue campeón paralímpico en los 200 metros lisos en Sydney, prueba en la que obtuvo el récord del mundo con una marca de 23,45 segundos, éxitos a los que se suman otras ocho medallas en Campeonatos del Mundo y Europeos, donde fue, consecutivamente, tres veces campeón en 200 metros lisos. En los últimos nueve años ha seguido vinculado con el mundo del deporte como directivo, presidiendo el Comité Paralímpico Europeo entre los años 2005 al 2009. Ahora se enfrenta a una carrera más complicada y con constantes obstáculos que se llama crisis y desempleo.
 
- ¿Qué tal la experiencia en la política, era lo que esperaba?
- La experiencia es extraordinariamente buena, sobre todo porque ocupar ahora mismo, en los tiempos difíciles que corren, una concejalía, comienza a ser una actividad muy humana. Estoy viviendo experiencias que como persona te enriquece mucho. Un cambio que experimentado y sería bueno que todo el mundo lo hiciera es que los problemas que ocurre en tu ciudad empiezas a sentirlos como tuyos. Cuando cada mes me despacho las cifras del paro me duelen más que antes la cuenta de resultados de mi empresa. Las cosas de tu sociedad las vives como tuyas.
 
- Sobre todo cuando uno es el encargado de dinamizar la economía local.
- No voy a ahondar más en lo que todos sabemos. Llevar una cartera de economía cuando está tan mal como ahora es más fácil mi posición que si estuviéramos en tiempo de abundancia. Me explico. He tenido un bagaje profesional variado en los últimos años, he sido economista, auditor, responsable de márketing, pues con todo eso, llevo a un entorno diferente en la administración pública y ves cosas que te gustaría cambiar. Esas cosas, en tiempos de bonanza, sería imposible, te dirían, no toques, mejor déjalo así. Pero ahora estamos más sensibles al cambio, a buscar la eficiencia, a hacer más con menos.
 
- Como economista, las medidas que está llevando a cabo el Gobierno, ¿son las que se necesita o no queda otro remedio?
- Se están adoptando unas medidas en función de unos datos que el ministro tendrá, estoy convencido de que necesarias e imprescindibles son. A nivel municipal, las medidas que estamos adoptando y en las que estamos trabajando son todas tendentes a ayudar a la generación de empleo, que es lo que más nos preocupa, a través de un Plan de Dinamización de la Economía.
 
- ¿Qué objetivos y medidas tendrá ese plan?
- Ahora mismo el dinero público que gestionamos, con lo que le cuesta a la gente pagar sus impuestos y llegar a fin de mes, a la hora de gastar un euro público me cuesta mucho más que de mi bolsillo. Tenemos que ser escrupulosos en la gestión del dinero, que sea rentable el retorno, y ahora hay que medirlo en términos sociales, ayudar a los que más lo necesitan. La mejor política social ahora es darle a alguien un trabajo. Las inversiones, las subvención, en término de dinero y esfuerzo, es todo encaminado a generar empleo. Vamos a medir mucho el apoyo de dinero público.
 
- ¿Qué tipo de empleo se puede generar?
- Al llegar a la concejalía encargué un estudio sobre el modelo productivo de Salamanca en términos de generación de riqueza y de generación de empleo. Con los datos estamos viendo que está cambiando la estructura, ¿hacia dónde? El mayor desempleo está en la gente joven y uno de los problemas que estamos sufriendo es la migración de talento, sea o no de aquí, gente joven que estudia y se forma en Salamanca, hay que mantenerla aquí como sea. A esos perfiles hay que adaptarse.

- Ahí enlazamos con el apellido de la concejalía, innovación. ¿En qué puede innovar Salamanca para retener este talento?

- Esto ocurre como el empleo, tenemos que hacer política económica para que las empresas, funciones y ONG, en general las entidades privadas generen empleo. Pues la innovación viene a ser lo mismo, tenemos nuestra pequeña parcela en la que ya estamos trabajando. Por ejemplo, hemos aplicado la respuesta en veinticuatro horas vía correo electrónico, es una pequeña aportación, un pequeño avance, pero tenemos que generar las condiciones para que las empresas puedan ser innovadoras. Hay sectores que son más sensibles y otros menos.

- ¿Por ejemplo?

- Los sectores de las nuevas tecnologías están muy abiertos, el sector financiero ya no es el mismo que hace años, pero en otros sectores no es tan fácil innovar por la propia estructura, porque sea muy complicado o por la propia inercia de años anteriores, que la gente no esté muy abierta. Hay que contar con esos factores siempre.

- Las empresas son las que tienen que generar empleo, pero para hacerlo reclaman ayuda de la administración, y al final entramos en un bucle.

- En España hemos vivido en propia carne la experiencia contraria, se apostó una apuesta por una política expansiva del gasto público para generar empleo y se ha demostrado que no fue la adecuada. Los hechos, en economía, dan y quitan razones y yo no hablamos ni siquiera de ideología. Las empresas que quieren implantarse y crecer requieren de unos trámites administrativos en un alto porcentaje municipales y hemos empezado por ahí, hacerlos más fáciles. Y por ahí seguimos, el poder abrir el negocio con tan sólo presentar los papeles, hemos creado un grupo de trabajo con todos los concejales para revisar en todas las ordenanzas qué requisitos podemos cambiar para mejorar la tramitación, para hacer más fáciles los requisitos a la actividad económica. Es algo que la gente demanda y nos pide.

- Precisamente esta semana el Ayuntamiento ha presentado un Plan de Austeridad que pretende ahorrar tres millones de euros el próximo año y diez en toda la legislatura. ¿A qué se puede derivar ese dinero?

- Realmente estamos hablando de una reducción del presupuesto, un menor gasto y una eficiencia. Si realmente tenemos margen de maniobra tenemos que realizar inversiones, lo mismo con menos recursos.

- Claro, la gente se pregunta, ¿por qué no se ha hecho antes todo esto?

- La austeridad debe ser siempre una norma de gobierno, aunque estuviéramos nadando en la abundancia. Cuando empezamos las negociaciones con el PSOE planteamos si era la palabra adecuada, en lugar de racionalización. En España y Europa venimos de un ciclo económico expansivo, en que todo crecía, y la gente centraba sus atenciones en otras prioridades. Ahora el ciclo es todo lo contrario, una recesión este año, pero es como en economía doméstica, cuando tienes una situación te preocupas de cambiar los muebles, pero si te quedas en el paro controlas el gasto.

- La recesión se nota sobre todo en el comercio en Salamanca, otra de sus responsabilidades en la concejalía. El centro de la ciudad está repleto de locales vacíos. ¿Cómo se puede volver a dotar de vida a esta zona?

- Se viene trabajando en apoyo al comercio desde años atrás. El hecho de que se cierren negocios en el centro es muy visible y es algo que me preocupa, pero hay unas fuerzas centrífugas, entiendo que por el precio de los alquileres, pero en los barrios no se cierran tanto. Hay cosas contra las que no podemos luchar, por ejemplo Prenatal va a cerrar cuarenta tiendas, entre ellas Salamanca. Nosotros tenemos suscrito el Plan de Excelencia Comercial desde 2009 con un apoyo económico importante para un programa de difusión del comercio tradicional salmantino y ahora dada la dotación presupuestaria no contamos con las mismas partidas y tenemos que ir a otras fórmulas, en medidas de estímulo. Hay cosas que no podemos hacer, pero sí estumilar las condiciones para que se hagan. Por ejemplo, hemos hecho un movimiento para que la Junta reduzca el límite de 25 metros para la apertura de negocios, que hacía un daño enorme a la hostelería. 

- ¿Y es tan necesario un aparcamiento subterráneo en el centro de la ciudad?

Sí lo es. Y tanto es así que nosotros en el Plan de Movilidad se está planteando y vamos a estudiar el mejor emplazamiento. Es un compromiso electoral, lo que pasa es que hay que vincularlo con la movilidad, las políticas deben ser en un marco general, no se puede ir dando bandazos, decidir el párking aquí o allí, hay un plan general que establece los criterios. El párking no es sólo necesario para el comercio, también si la gente tiene que venir al centro a hacer trámites.

- Pero construir un párking cuesta mucho dinero y ya hemos visto cómo, pese a las condiciones puestas por el Ayuntamiento, en Garrido y San Antonio no salieron adelante.

- Esto tendríamos que hablarlo más con los de urbanismo, pero sí puedo decir que es un compromiso y desde luego desde mi área entiendo que es necesario. El como se haga, una vez que se fijen las prioridades luego se buscará la financiación necesaria.

- Una inversión de este calado repercute en las cuentas municipales y todas las demás áreas.

- Como todas las cosas, hay que ver la idoneidad de ese gasto, si va a permitir que se genere actividad económica, que se mueva dinero y genere empleo. Al final las fórmulas de financiación no debería ser el obstáculo.

- ¿Hacia dónde debe dirigirse la economía salmantina?

- Sin lugar a dudas tenemos que afrontar el reto de la apertura, modernizarnos. Hay muchas estructuras que se tienen que modernizar, apostar por las empresas que no están tan vinculadas a los altibajos, a la montaña rusa de los ciclos, apostar por las empresas tecnológicas, vinculadas con el sector servicios, que además son las que coinciden mucho con la mano de obra joven que forman nuestras universidades.

- Hablando de la Universidad, en el horizonte está ya el octavo centenario en 2018. Cuando hablamos el año pasado, antes de las elecciones, en otra entrevista encontes como candidato a concejal, mencionábamos la posibilidad de expandir el Parque Científico vinculado al proyecto industrial que el Ayuntamiento potencia en la zona de Zaldesa. Ahora que ya tiene responsabilidades municipales, ¿se ha avanzado algo en esta idea?

- Es cierto que para romper el círculo vicioso de que quien está parado no consume, y al no consumir se cierran negocios y se genera paro, para romperlo hemos generado suelo a precios asequibles para atraer empresas. Estamos en disposición de afirmar que Salamanca va a tener un buen parque empresarial en un futuro esperemos que corto, tenemos conversaciones con empresas que ya estarían dispuestas. También ha habido conversaciones entre el alcalde y el rector, efectivamente tenemos que colaborar con el Parque Científico de la Universidad, ir de la mano, no podemos ser competidores. Debemos ser socios para atraer a Salamanca inversión, ofrecer conjuntamente lo mejor para una empresa, lo importante es que esté aquí.

- ¿Hay que generar empleo a toda costa o se debe parar a pensar qué tipo de empleo queremos a medio y largo plazo?

- Tampoco son cosas excluyente, no hay disyuntiva. Se puede generar empleo, es lo primero que tenemos que hacer, y dentro de esas posiblidades que sea duradero. Generar dinero rápido a toda costa es otro PlanE, que salía muy caro al erario público. No. Tenemos que generar las condiciones para generar empleo que por naturaleza debe ser duradero. Si no, es que no están bien puestas las condiciones.

- Entonces, como gran atleta que ha sido, ¿es momento para los velocistas o para los expertos en maratón?

- Hemos corrido mucho, hemos tenido una contractura, y ahora hay que correr más lento para llegar mejor. Pero vamos a poner otro ejemplo. No hay que ir a un modelo rápido, hay que tener un objetivo claro en el horizonte, hay que remontar la crisis y no se puede hacer con prisas. A veces hay que implantar medidas que a corto plazo pueden ser contradictorias con su propio objetivo, pero si está bien diseñada la política económica, sabes que a un medio y largo plazo van a ser las que te saquen del atolladero. Ahora no podemos andar con prisas y precipitaciones.

- Y en ese medio y largo plazo, ¿qué le gustaría que fuera Salamanca?...

- La ciudad que más ha reducido el paro.

- Lo veremos entonces dentro de tres años, a ver si se ha cumplido.

- Ojalá. Para ello estamos trabajando.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído