A pesar de la crisis y del mal tiempo que se avecina para esta Semana Santa, los hosteleros se muestran optimistas, y están comenzando a sentir el incremento de clientes. Los bares serán probablemente los menos perjudicados en cuanto al consumo, aunque reconocen que la crisis les afectará, y que a pesar de tener la misma cantidad de clientela, el consumo es menor. 
 
En el caso de que la lluvia haga su tradicional aparición, puede que con suerte los turistas decidan refugiarse en los establecimientos, aunque pasen varias horas con una misma taza de café.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído