'Iceberg', de Gabriel Velázquez, Mención Especial del Festival Internacional de Cine de Gijón

 'Iceberg', de Gabriel Velázquez, Mención Especial del Festival Internacional de Cine de Gijón
'Iceberg', de Gabriel Velázquez, Mención Especial del Festival Internacional de Cine de Gijón
Era la única película española en la sección oficial... y estar ahí era ya un premio. Pero esta mañana, el Jurado Internacional de la 49ª edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, ha concedido una Mención Especial a la película 'Iceberg', del salmantino Gabriel Velázquez. El jurado, integrado por Eduardo Chapero-Jackson, Alberto Fuguet, Fernando Lara, Lola Mayo y Mira Staleva y que en el acta del palmarés ha mostrado un apoyo explícito al festival por su inestimable y necesaria labor en defensa del cine independiente, ha reconocido especialmente el trabajo de Gabriel, destacando "su honesta y nítida mirada hacia el frágil mundo de la adolescencia a través de las vivencias concretas de sus cuatro personajes principales".
 
Desde el tren, camino a Gijón para recoger el premio, el director se ha mostrado enormemente agradecido: "Todo ha ido paso a paso. Lograr hacer una película hoy en día es casi milagroso. Hacerla con esta mirada tan personal y diferente con la que se ha hecho Iceberg, ha sido como un parto largo y doloroso. Que la película fuese seleccionada a Competición Oficial en Gijón ha sido como un sueño. Y ahora obtener una Mención Especial del Jurado es la recompensa a tanto riesgo y confianza en la intuición. Hoy me siento muy feliz." 
 
Agradecido también a su tierra, Velázquez ha querido que los salmantinos sean los primeros en poder ver 'Iceberg'. Así, la película se estrenará el próximo 1 de diciembre con una proyección especial en el teatro Liceo de Salamanca y comercialmente a mediados de diciembre, en los cines Van Dyck. El resto de España, tendrá que esperar a la primavera de 2012.

Sobre el filme

"La adolescencia es como un segundo parto. En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso". Partiendo de esta máxima de Jean Jacques Rousseau, Gabriel Velázquez presenta 'Iceberg', la tercera película que firma como director y sin duda, la apuesta más arriesgada del autor de las multipremiadas Sud Express y Amateurs. Es una película poética en la que la fuerza visual de los adolescentes y el paisaje de invierno en el Tormes son los principales ingredientes. La historia fluye a lo largo del río Tormes bordeando el paso de la adolescencia. "Quisimos alejarnos de los núcleos urbanos y de los barrios, huyendo de lugares tan continuamente retratados para buscar la belleza y la fuerza de las imágenes en la naturaleza. Como un iceberg, sencillo y contundente... y casi en silencio." explica Velázquez.
 
Se trata del primer trozo de hielo que ocultamos en nuestro corazón. Tres historias de adolescentes que se cruzan en el río de invierno a su paso por una pequeña ciudad.  Sobrevolando, late la "familia ausente" y cómo la falta de ese amor cotidiano y familiar afecta a cada uno de los personajes. En 'Iceberg' no aparecen adultos. Todos son adolescentes y su familia está ausente de sus vidas. Atraviesan un momento crítico: están dejando de ser niños pero todavía no son mayores... Y entonces surge un iceberg. Un problema al que tendrán que enfrentarse en solitario por primera vez y sin ayuda de nadie. "Desde el principio supimos que para contar nuestra historia no podía haber padres ni personas mayores; estos chavales no podían tener a su lado a sus protectores... había que explorar cómo maduraban... solos. Había que ver el iceberg sólo, en la inmensidad del invierno." apuntan Gabriel Velázquez y Blanca Torres, co-guionista de la historia.
 
Para ello, el director, siguiendo la línea emprendida en sus anteriores trabajos, ha querido seguir experimentando con personajes de la vida real. "su frescura envuelve a las secuencias en un tono natural muy especial", apunta. Si en Sud Express se creó una torre de babel con inmigrantes de lejanas nacionalidades y en Amateurs descubrió a sus protagonistas en una niña francesa y un jubilado que encontró mientras jugaba a las cartas en la calle, todos los "actores" que intervienen  son jóvenes adolescentes de entre 12 y 18 años, elegidos en un inmenso casting por el que han pasado más de 4.000 chavales sin experiencia cinematográfica. Carolina, Peti, Víctor y Juanma son los protagonistas cuyos rostros se apoderan de la pantalla con la fuerza de un mihura.

Gabriel Velázquez, quien ya demostró en sus trabajos anteriores su gusto por explorar diferentes lenguajes cinematográficos desde una mirada sencilla y limpia, aborda de nuevo la soledad como tema subyacente y utiliza la fuerza visual de los protagonistas de estas tres potentes historias entrecruzadas, tocadas por el poético "irrealismo mágico" de la adolescencia. "Ésta es la historia que más me ha apetecido contar en mi vida, y por suerte, estoy muy feliz de hacerla realidad", concluye.

 
Nuevo proyecto
 
Precisamente, esa fascinación de Gabriel por la infancia y la adolescencia, tendrá continuación en su próximo proyecto, 'Folk'. Si su cortometraje “Soldaditos de latón” es un cuento del siglo XXI contado por niños de todo el mundo  y  “Amateurs”,  su  anterior película, refleja la búsqueda del amor de una adolescente, “Folk” es el rescate del folclore más atávico y espiritual a través de la mirada de un niño. Folk realmente es la búsqueda de un niño, del relevo de la "tradición" en todo su esplendor.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído