Con muchos problemas técnicos, poca habituación y un rechazo mayoritario por parte de varios ámbitos de la Justicia, el 11 de mayo la digitalización dará un paso más. Después de un primer periodo en el que todo se debía hacer a través de LexNet, aunque todavía se permitía ciertos trámites en papel, la orden a partir del próximo mes será ir tendiendo al papel cero, aunque actualmente se gaste todavía más papel que anteriormente al deber presentarse también tantas copias en papel como partes sean las interesadas. 

Hasta el momento, eso sí, las dificultades técnicas han sido la tónica en los primeros cuatro meses desde su implantación. Comenzó casi inutilizable con caídas constantes que, aunque han ido a menos, se siguen produciendo con la imposibilidad que ello plantea de presentar los escritos necesarios. Sin embargo, aunque este es un problema esencial de LexNet hasta la fecha, no lo es más que el poco ancho de banda con el que cuenta. La lentitud de programa es la tónica, que solo permite subir o descargar archivo a archivo con la pérdida de tiempo que eso conlleva. 

Este poco ancho de banda, además, provoca que el programa no funcione en muchas ocasiones sin necesidad de estar caído. Esto es un problema mayor, incluso, ya que en el caso de caída, de las que se avisa desde el Ministerio de Hacienda, el plazo para presentación de manera digital se amplía en un día siempre que se imprima la justificación aportada desde el Gobierno. Hasta ahora, además, se están presentando muchas de las cosas en papel, si bien la obligación es de hacerlo en un plazo posterior también de manera telemática. 

A lo anterior hay que sumar las limitaciones que ofrece LexNet. Hasta ahora solo permite subir archivos por un máximo de 10 megabytes cuando casi ningún caso tiene tan poca documentación. De hecho, si lo supera, deberá remitirse telemáticamente solo el escrito, y el resto de documentación, junto con el formulario normalizado y el acuse de recibo de dicho envío, presentarse en soporte electrónico como el CD, pendrive o similar. Esto, en el Juzgado, deben imprimirlo para que siga el procedimiento. El compromiso que ha adquirido el Gobierno es de ampliar el buzón de almacenamiento para archivos hasta los 15 megabytes, cantidad también escasa, según comentan los abogados. 

Problemas de tiempo

Lo que antes era mirar un papel que te daba el procurador, ahora es mirar las notificaciones en LexNet y proceder a su descarga. Lo que antes era treinta segundos, ahora son diez minutos. Esta es la principal queja de los abogados, que ven cómo ese dicho de que la Justicia es lenta puede convertirse en más que verdad. En el caso, además, de que haya más notificaciones, el tiempo se multiplicará.

La idea, obviamente, es la contraria. Es agilizar lo máximo posible evitando desplazamientos innecesarios tal y como ya se hace en otros organismos como Hacienda o, incluso, el propio Colegio de Abogados con la asignación del turno de oficio. La digitalización de ello le ha llevado a hacerlo en solo 14 días, siendo uno de los más rápidos de España. Además se ha conseguido, aquí sí, evitar el papel al máximo al notificar a la otra parte mediante un mensaje de texto. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído