La vieja Salamanca es un laberinto de calles, muchas de ellas manteniendo su trazado medieval, cuando no existía la actual planificación urbanística, pero también hay lugar para amplios espacios abiertos. Plazas, parques y jardines dotan de otro color a la dorada piedra de Villamayor. Uno de estos espacios puede encuadrarse en cada una de esas tres categorías, de ahí que el callejero le dotara de una exclusiva denominación. Es el Campo de San Francisco.

Entre el Palacio de Monterrey, el Colegio Fonseca, la iglesia de Las Úrsulas y el paseo de San Vicente se encuentra un amplio espacio con una historia muy peculiar. En sus orígenes se proyectó como jardín, pero posteriormente se transformó en parque para recreo, incluso con una biblioteca. Pero también es plaza, pues se trata de un lugar ancho y espacioso al que desembocan varias calles, durante una época con esculturas y relieves propios. El Campo de San Francisco es la historia de varios proyectos inacabados.

El lugar debe su nombre al antiguo convento de San Francisco. Sus inquilinos pleitearon con la Orden de Alcántara para evitar la construcción de un colegio mayor en el solar. También el Ayuntamiento quiso levantar unos cuarteles, pero la iniciativa también fue desechada. Los franciscanos se oponían a cualquier proyecto que pudiera perturban su tranquilidad, aceptando la conversión de la huerta en un jardín. Fue así como se niveló el terreno con tres fuentes e hileras de árboles en tres parterres, al estilo francés. Pero el enorme coste de las obras dejó el proyecto a medias.

Fue entonces cuando se aprovechó para ubicar junto al palacio de Monterrey una primitiva plaza de toros hasta la construcción del actual coso de La Glorieta. Entonces el Campo de San Francisco adoptó un rol más ocioso entre los salmantinos, conformándose a modo de parque. Las fuentes fueron cambiadas de su lugar original y hasta se habilitó una biblioteca pública, con las esculturas que hoy día se ubican en la plaza de Gabriel y Galán. Y tras la Guerra Civil la parte baja fue transformada para levantar el Monumentos a los Caídos, con relieves de soldados y escudos de España. Proyecto que tampoco llegó a culminarse y que dio paso con la llegada de la democracia a la enésima remodelación del Campo de San Francisco.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído