La actividad gripal en Castilla y León en la quinta semana de 2014 (entre el 29 de enero y el 4 de febrero) ha tenido una incidencia de 224 casos por cada 100.000 habitantes. A pesar de situarse todavía por encima del umbral epidémico, la curva epidemiológica muestra una tendencia a la baja. El pico de casos se alcanzó la semana pasada, con 270 por cada 100.000 habitantes, y ahora ha comenzado el descenso previsto para esta época.
 
Según los últimos datos ofrecidos por la Red Centinela Sanitaria, la incidencia sigue siendo mayor en los niños menores de 4 años, pero a partir de esa edad las tasas de ataque son similares en los diferentes grupos de edad. Además, hay que destacar que en el 80 % de los casos el virus ha aparecido en personas no vacunadas. El virus circulante predominante en esta temporada es el virus de tipo A, tanto el H3N2 como el H1N1.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído