La inflación anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) continúa en valores negativos en la provincia de Salamanca. En abril fue del -1,2%, dos décimas más cerca de valores negativos pero muy por debajo de la media nacional, en el -0,6%. Y es que los carburantes se han disparado, pero la vivienda y los alimentos bajan en gran medida en la provincia charra.

Los grupos con mayor influencia en esta subida son en primer lugar las comunicaciones, con una variación del ?3,5%, más de un punto superior a la de marzo, a causa de la estabilidad de los precios de los servicios telefónicos este mes frente a la bajada reflejada en abril de 2014. En segundo lugar el rransporte, que presenta una tasa del ?3,4%, una décima por encima de la del mes anterior debido, fundamentalmente, al aumento de los precios de los carburantes y lubricantes, mayor que el registrado el año pasado. También influye la vivienda, cuya variación anual se incrementa en una décima hasta el ?1,9%. Destaca en esta evolución la bajada de los precios del gas, compensada en su mayor parte por la subida de los precios de la electricidad.

A pesar del incremento de la tasa anual del IPC general, cabe reseñar la bajada de la tasa de los grupos ocio y cultura, cuya variación se reduce nueve décimas hasta el ?1,3%, como consecuencia de la subida de los precios del viaje organizado, menor este mes que en 2014. También en hoteles, cafés y restaurantes, con una tasa del 0,6%, una décima por debajo de la de marzo, debido a que el incremento de los precios de los hoteles y otros alojamientos ha sido menor este año que el pasado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído