La inflación anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) continúa en valores negativos en la provincia de Salamanca. En febrero fue del -1,3%, por debajo de la media nacional, en el -0,8%. Y es que pese a bajar menos que el año pasado los carburantes para vehículos y el gasóleo para calefacción, su evolución es todavía muy negativa.

El grupo con mayor influencia es, un mes más, el transporte, que disminuye su tasa casi tres puntos hasta el ?5,1% debido en su mayoría a que este mes los precios de los carburantes y lubricantes han bajado mientras que en febrero de 2015 subieron.

La inflación no es más negativa por los alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación del 1,4%, ocho décimas menos que el mes anterior. Destaca en esta evolución la subida de los precios de las legumbres y hortalizas frescas, menor que la del año pasado. En cambio, es reseñable también la bajada de los precios del pescado fresco y las frutas frescas, mayores que las registradas en 2015.

A pesar de la bajada de la tasa anual del IPC general, cabe destacar la subida de la tasa del grupo de comunicaciones, cuya variación se sitúa en el 2,7%, un punto y medio por encima de la del mes anterior, a consecuencia del aumento de los precios de los servicios telefónicos, frente a la estabilidad reflejada en febrero del pasado año.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído