La primera gran reforma que quiere acometer el Gobierno en 2013 es la de la administración local, que podría materializarse la próxima semana. Entre los aspectos más relevantes en el futuro proyecto de Ley de Bases de Régimen Local destaca la supresión de mancomunidades de municipios. 
 
Otro de los puntos que más ha trascendido es la limitación de los sueldos de los alcaldes en las grandes ciudades al salario que perciben ahora los secretarios de Estado, actualmente 67.055 euros. En la nueva norma también se limitarán los salarios de los concejales con dedicación exclusiva en un porcentaje según la población del municipio). Además de la limitación de sueldos de concejales, la reforma contempla rebajar el número de ediles en los Ayuntamientos y de miembros de gabinetes en las Diputaciones. La reducción del número de concejales influirá también en el porcentaje de representantes municipales con dedicación exclusiva.
 
La nueva Ley de Bases de Régimen Local fijará claramente el  catálogo de servicios locales y dará potestad a los interventores municipales, un cuerpo ahora transferido, pero que volverá a ser competencia del Estado, al igual que los tesoreros y los secretarios municipales, para prohibir gastos que un alcalde pretenda realizar y que no estén en sus competencias. Aquellos que se denominan gastos impropios. Y es que muchos ayuntamientos prescindieron de estas figuras por falta de recursos, lo que en muchos casos ha paralizado las deliberaciones de los plenos municipales. 
 
A los consistorios de menos de 20.000 habitantes, además, se les podrán suprimir las competencias que ejerzan por debajo de unos parámetros de calidad en los servicios, que revisará el Gobierno central. Si esos municipios no superan la prueba, sus funciones las desempeñarán las diputaciones. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído