La Antigua y Venerable Cofradía del Santísimo Cristo de los Milagros de Salamanca ha denunciado en los Juzgados una presunta desviación de 199.728,51 euros durante los últimos años al detectar que no coinciden los libros de actas con las cuentas de los ingresos de la agrupación por donativos, velilleros y cepos. Hechos de los que debe responder el actual párroco de Sancti Spíritus, Miguel Ángel García Sánchez, a quien se acusa de una práctica heredada del anterior párroco, Manuel Hernández Clavero, ya jubilado, pues no está justificado un desfase del cincuenta por ciento de los ingresos que se han producido en los últimos ejercicios. 

La situación fue denunciada durante la última junta general extraordinaria de la cofradía, celebrada el pasado 18 de noviembre, dándose vía libre a una actuación judicial que ya ha sido denunciada y refrendada esta misma semana. De hecho, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, el actual secretario mayor, Antonio Malmierca, acudirá a declarar al Juzgado el próximo 12 de marzo para ratificar la denuncia presentada y solicitar que se investiguen los hechos para dar con el paradero de esos 199.000 euros.

Estos ingresos por donativos, velilleros y cepos del Cristo de los Milagros, cuyo besapiés está precisamente cercano, el próximo 19 de marzo, son propiedad íntegra de la cofradía. Sin embargo, al jubilarse el anterior párroco y exigir al secretario entonces, Isidro Borrego, el último libro de cuentas, finalmente se detectó “tras cotejarlo con los libros de actas que existía una desviación importante”, según se recoge en las actas a las que ha tenido acceso este diario. Y añade: “En la recogida de los velilleros y cepos no se estaba cumpliendo con la debida seriedad que merecen los cofrades y devotos (…) algunas llaves estaban en poder de alguna persona ajena a ningún cargo de la cofradía”. Incluso un miembro de la actual junta directiva tuvo que adelantar el dinero de su propio bolsillo para hacer frente a algunos pagos urgentes que se reclamaban. “Es una situación bochornosa y de mala imagen”, añaden las actas.

Intento de control desde la parroquia

Con la llegada del nuevo párroco, la cofradía del Cristo de los Milagros esperaba que se solucionara el problema, pero se acrecentó. Sí, se intentó firmar “a espaldas de todos los hermanos” unos estatutos para que la parroquia se encargara de todos los ingresos, dando por zanjado el desfase detectado de años anteriores. Pero la junto directiva se negó en rotundo a estos estatutos, poniendo los hechos en conocimiento del vicario general de la Diócesis.

Y es que el nuevo párroco tenía en su poder la llaves de la capilla, de cepos, velilleros y salas con todos los mantos, enseres, ornamentos y demás objetos del Cristo sin tener permiso para ello, pues había renunciado a la presidencia de la agrupación que ostentara el anterior cura. Incluso su nombre estaba en la cuenta bancaria y expulsó a varios miembros de la cofradía del templo, “poniendo de manifiesto la falta de respeto a las personas mayores en un acto que lo invalida como hombre de bien”. Por eso se le ha declarado persona no grata y se decidió poner los hechos en manos de los abogados para que la justicia dirima las sospechas de que el cura “ha estado recogiendo el dinero de los velilleros y cepos sin ningún permiso ni atribución de la cofradía para tocar ninguna pertenencia ni propiedad de la misma”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído