Domingo Benito, coordinador provincial de Izquierda Unida en Salamanca, y Paula Moreno, secretaria de áreas, han comparecido en la mañana de este lunes ante los medios de comunicación para explicar la postura mantenida desde esta organización política respecto a la nueva Ley para la mejora de la calidad educativa, LOMCE. En líneas generales han mostrado su rechazo y exigen la retirada para así poder generar un debate público con la participación de expertos y de toda la comunidad educativa. Creen que con esta forma se llegaría a “comprender los principales problemas de nuestro sistema educativo y plantear medidas concretas con recursos suficientes que sirvan para extender y mejorar nuestra educación pública.

 

Consideran, de igual forma, que esta reforma deja una calidad pública impuesta, al no contar con ese debate previo anteriormente mencionado y sin investigación pedagógica; sin recursos, ya que según Izquierda Unida no se cuenta con financiación suficiente y en medio de recortes brutales que degradan la calidad educativa y atentan contra su equidad; mercantilista, porque somete la educación a intereses economicistas y suprime materias y contenidos consideradas poco útiles para el mercado; privatizadora, se otorga un papel subsidiario frente a la escuela concertada; segregadora, devalúa la FP y convierte la educación en una carrera de obstáculos con continuas reválidas excluyentes; antidemocrática, opta por una dirección unipersonal muy reforzadas y nombrada por la Administración; competitiva, en relación  a la clasificación otorgada a los centros que ayudará a que consigan mayor financiación; adoctrinadora, al potenciar la enseñanza de religión “volviendo a modelos de los años setenta”; sexista, al permitir la enseñanza separada por sexos; y recentralizadora, al aumentar el porcentaje de contenidos impuestos y establece pruebas externas que controlan lo que hay que enseñar mostrando desconfianza hacia el profesorado.

 

Ante esto que denuncia Izquierda Unida sobre la nueva Ley para la mejora educativa, proponen desde el partido una educación de titularidad y gestión pública que garantice el derecho universal en condiciones de igualdad y contribuya al éxito escolar de todo el alumnado. Además, que sea una enseñanza laica que elimine toda forma de adoctrinamiento. Una educación pública personalizada, integral e inclusiva que reduzca el ratio de estudiantes por grupo y potencia la tutoría y la orientación educativa con  el objetivo de formar una ciudadanía crítica y capacitada para cooperar en la construcción de una sociedad sabia, justa y solidaria. También, según explicaron los militantes de Izquierda Unida, una educación para la igualdad y democrática que permita la participación de toda la comunidad educativa. Una educación que motive al profesorado y con financiación pública suficiente garantizada por la Ley y que se blinde frente a los recortes buscando la gratuidad de materiales didácticos, comedor y transporte escolar en la enseñanza obligatoria.

 

¿Por qué se hacen las reformas?

 

El coordinador provincial de Izquierda Unida en Salamanca, Domingo Benito, explicó que esto se produce “porque hay resortes políticos o legales que así lo sostienen”, de lo que se aprovechan tanto el Partido Popular como el Partido Socialista, según indicó.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído