Con las ideas muy claras y convencido de que la política puede cambiar la situación a través de la participación ciudadana, José Luis Sánchez se estrena en el cargo de coordinador de Izquierda Unida en Salamanca. Pese a su juventud, no es nuevo en política con la que comenzó a “coquetear”  ya en su época estudiantil, y que continuó de forma oficial en el Consistorio de Miranda de Azán como coordinador del equipo de Gobierno. Sin embargo, ahora da el salto a la capital y será la cabeza visible de la agrupación con las mejores credenciales: juventud, preparación académica y una forma diferente de entender el Gobierno de una ciudad que tiene que estar de forma “real” al servicio de los ciudadanos. 
 
- ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta?
- El principal es llegar al Ayuntamiento, ese es el objetivo máximo. Luego, afianzar lo que Antonio Moreno, el anterior coordinador, ha conseguido y es el hecho de que Izquierda Unida se afiance en Salamanca. Ahora nos queda ampliar eso en la ciudadanía y en las distintas organizaciones y por ello estamos metidos en bastantes plataformas colaborando activamente o bien apoyándoles cada vez que se hace alguna cosa. 
 
- En su presentación pública hablaba de llegar a la calle, a los ciudadanos
- Así es, queremos llegar a las urnas y a la calle. Ese reto lo resume todo, llegar a la ciudadanía, que sepa que somos una organización política que sí somos alternativa de Gobierno. Todos los que están descontentos con votar a unos o a otros que sepan que hay más partidos que sí son realmente una alternativa, e Izquierda Unida se plantea ahora mismo ser el centro donde se pueda unir toda la población crítica que hay en Salamanca.
 
- ¿Va a continuar con la labor de su predecesor o va a introducir cambios?
- La labor de mi predecesor ha quedado bien definida, y fue la de consolidar IU dentro de Salamanca. Él lo cogió en los momentos más bajos de IU, tanto a nivel nacional como local y provincial y hubo una remontada muy fuerte. Por eso la organización pensó que era el momento de un cambio para no perder lo que se había conseguido e impulsarlo. La consolidación tiene que seguir, ahí sí es continuista, pero ¿dónde está la parte nueva? Pues en el acercarnos más a las organizaciones sociales, a los barrios, que nos tengan en cuenta las instituciones públicas. 
Una cosa que hizo Antonio Moreno fue pedir una entrevista con Mañueco el pasado enero y todavía seguimos pendientes, de hecho voy a seguir insistiendo en ella. Queremos presentarnos al Ayuntamiento como un partido que obtuvo casi 2.500 votos, la cuarta fuerza política en Salamanca y que de seguir creciendo  así seríamos la tercera en las próximas elecciones.
 
- ¿Qué motivos alegan desde el Ayuntamiento para no recibirlos?
- Ninguno, simplemente no han contestado. He pasado varias veces por allí y siempre dicen que está pendiente pero que no hay hueco. Eso quiere decir que es una falta de transparencia y de participación democrática.
 
- En los últimos comicios de 2011 Izquierda Unida casi dobló el número de concejales en la provincia respecto a las elecciones anteriores
- Así es, conseguimos 15 en total.
 
- ¿Espera que en las elecciones de 2015 se vuelva a producir este aumento?
- No se si exponencialmente pero desde luego que vamos a subir, no me cabe la menor duda, y esperamos entrar ya definitivamente en el Ayuntamiento de Salamanca, pero no de manera testimonial. El trabajo que queremos realizar es para de verdad convertirnos en la voz de esa ciudadanía que está abandonada ahora, por eso queremos entrar con peso.
 
- ¿Cree que perjudica a la ciudad tener siempre ese bipartidismo PP-PSOE?
- No es que lo crea, es que es evidente y se ha visto. A ello se suma la falta de alternancia, porque después de 18 años en Gobierno, el PP no puede echar la culpa ahora a ninguna herencia recibida, porque han sido ellos los que han gestionado tanto las vacas flacas como las gordas.  La problemática que hay ahora en la ciudad está generada por ellos, influye la política internacional, la situación económica nacional también, pero desde luego que si Salamanca no ha sido capaz de crecer cuando pudo y ahora está como está es únicamente culpa del PP.
 
- ¿Cuáles son los principales problemas que ve ahora mismo en Salamanca?
- Las cifras lo dicen todo, 30.000 parados, 10.000 familias con todos los miembros en paro. Desde que empezó la crisis 9.000 jóvenes han tenido que abandonar Salamanca, es decir que aquí estudias y te tienes que ir. Además, contamos con una población muy envejecida lo que supone otro problema. Los salarios son muy precarios, la mayoría de los trabajadores no llega ni siquiera a 1.000 euros y la media de las pensiones es 200 euros por debajo de la nacional. Creo que esos son problemas que hay que tener en cuenta.

No han sido capaces de reducir la tasa del paro, de crear un empleo estable, entonces creo que esos son indicadores que hay que tener en cuenta a la hora de decir que hace falta un cambio y un ayuntamiento que se dedique a impulsar nuevas reformas, a impulsar nuevas medidas, a abandonar ese libro que deben de tener de cabecera neoliberal con las instrucciones que le den de Madrid. Nosotros consideramos que hay alternativas, hay otras formas de hacer política y otras medidas. Hay que actualizarse, hay que tener en cuenta otros factores, la economía social por ejemplo.

A mí me llama la atención que la gente no se tomara en cuenta las medidas económicas que nosotros llevábamos en el programa general y que algunas de ellas iban luego en el de otros partidos, como por ejemplo las ayudas a las pymes con 3.000 euros si contrataban a una persona o el hecho de que el autónomo no tuviese que adelantar el IVA. Tenemos propuestas reales y factibles. Izquierda Unida defiende al autónomo y a las pymes porque son trabajadores también. Es incuestionable que una persona que tiene un negocio y le tiene que dedicar 16 horas al día para que salga adelante, cómo vamos a estar en contra de él, o cómo no va a poder sentirse representado por Izquierda Unida si es que es un trabajador al fin y al cabo. Ese va a ser también uno de los retos que yo me planteo aquí en Salamanca y es dar una imagen real de Izquierda Unida y romper con algunos mitos.

Además, Izquierda Unida una de las alternativas que propone es potenciar el I+D+I en todos los ámbitos como por ejemplo en la Universidad porque hay otras formas de crear empresas que son una alternativa de futuro.

 
- ¿Cree que puede cambiar la opinión que tiene la ciudadanía actualmente de los políticos?
- Es difícil pero creo que puede cambiar y la responsabilidad es nuestra, desde luego. La responsabilidad de que la gente haya llegado a ese punto, a esa opinión, es únicamente nuestra. ¿Cómo?, pues desde abajo, con pequeños gestos, de verdad siendo sinceros con la gente en todo, en la forma de gestionar el dinero público, pero también en la forma de hacer política social, política de transparencia. Por ejemplo, yo estoy metido en el Grupo de la Economía del Bien Común y Miranda de Azán es el primer municipio que está metido, y lo que trata es de traer los valores a la economía y a la política, que es el objetivo que se busca trasladar a la ciudad.

Los partidos del bipartidismo parece ser que no quieren darse cuenta de que la ciudadanía ya es madura, ya no es la del 78, entonces si ya es madura vamos a tratarla como tal, no hay que tutelar nada. No podemos hacer “esto lo hago yo porque es bueno para ti”. No, vamos a consultar a la ciudadanía y vamos a tenerla en cuenta a la hora de las opiniones y de actuar. Pues todo eso es lo que yo recojo y lo que yo quiero impulsar desde Izquierda Unida de Salamanca.

 
- ¿Cómo afronta personalmente este difícil reto?
- Yo era el responsable de Coordinación de Áreas aquí en Salamanca y soy el coordinador del Equipo de Gobierno de Miranda de Azán. Pero desde luego que va a suponer mayor complicación en mi vida personal, aunque está hablado también. Yo siempre he sido una persona muy política, me ha gustado siempre. En la Universidad ya estaba en lo que era la Delegación de Alumnos de Geografía e Historia y estaba en el Consejo de Delegaciones. Allí ya cogí un poquito de experiencia. Cuando inicié el Doctorado me desvinculé un poco pero me reenganche en Miranda de Azán y bueno, vimos que ahora el momento de este cambio para poder continuar. Nos propusieron, elaboramos un proyecto y salió adelante. Y como no, lo afronto con mucha ilusión y esperanza. No esperanza solo de llegar al Ayuntamiento, sino que yo soy un convencido pleno de que la política puede cambiar las cosas.
 
- ¿Hace falta juventud para cambiar las cosas?
- Hace falta juventud y el equipo que ha entrado es muy joven. Está Aixa Hernández, la secretaria de Movimientos Sociales, que tiene 19 años. Está Alberto Marcos que es el secretario de Organización Local, Hugo Crespo, que es el responsable de Comunicación y Encarnación Escudero, que viene de la etapa anterior y es la más veterana del grupo. Jóvenes de Izquierda Unida está creciendo mucho, no es que haga falta juventud es que son los jóvenes los que cada vez se están implicando más. Y es imprescindible contar con ellos.
 
- El Tribunal de Cuentas ha dictaminado recientemente que Izquierda Unida era uno de los partidos al borde de la quiebra.
- No es que sea un partido deficitario. Es curioso, porque este verano vi un artículo de los ingresos de los distintos partidos. El PP recibe sobre todo subvenciones privadas, el PSOE recibe financiación de créditos bancarios, que evidentemente son favores que hay que devolver. Izquierda Unida la financiación que recibe, a parte de la estipulada por ley, es a través de su militancia y de los cargos públicos. Los cargos púbicos de Izquierda Unida destinan dinero a mantener la organización. Eso hace que si ves en una gráfica el dinero con el que cuenta cada uno Izquierda Unida está a años luz de los otros dos grandes partidos. Pero yo creo que eso no es ser deficitario o estar bordeando la bancarrota, eso es que contamos con menos recursos que los demás porque no queremos deber favores a nadie.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído