La población joven (15-30 años) asocia, aún más que la adulta, el consumo de drogas a la diversión, el deseo de sentir nuevas sensaciones y formar parte de una identidad (ser como los demás). Estas opciones son señaladas por porcentajes superiores de personas entre los 15 y 30 años que entre los adultos (31-65 años). Ésta es una de las conclusiones de la investigación ?La percepción social de los problemas de drogas en España?, realizada por la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

El estudio señala que casi un 60% de los menores de treinta años considera que el consumo de drogas tiene que ver con divertirse y pasarlo bien, diez puntos porcentuales más que entre los adultos. Casi el 35% de los más jóvenes (15-22 años) y el 30% entre los de 23 y 30 años señala el deseo de sentir nuevas sensaciones, frente al 28% de los mayores de 30 años que señala esta opción.

Como se aprecia, entre los jóvenes parece estar algo más presente la idea del consumo vinculado a aspectos relacionales y funcionales a las expectativas de diversión, integración y ser joven. Sin embargo, entre los adultos (que también destacan estos aspectos aunque en porcentajes inferiores que los jóvenes), siguen estando también más presentes las motivaciones relativas al afrontamiento o la existencia de problemas, sean de índole laboral o social, con la familia o los amigos, etcétera.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído