Julián Lanzarote: “Fui el concejal encargado de recibir la llamada con la noticia de la declaración”

 Julián Lanzarote: “Fui el concejal encargado de recibir la llamada con la noticia de la declaración”
Julián Lanzarote: “Fui el concejal encargado de recibir la llamada con la noticia de la declaración”
Aunque el popular Fernando Fernández de Trocóniz era el máximo responsable del Ayuntamiento en 1988, fue precisamente el entonces concejal de Urbanismo, y posteriormente alcalde durante dieciséis años, Julián Lanzarote, el encargado de atender la llamada en la que se informaba de la declaración de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.
 
Así lo recuerda él para SALAMANCA24HORAS, “El alcalde me había dicho que no me gastara ni un duro en informes porque ya nos lo habían denegado antes. Entonces recuerdo que una tarde que estaba solo en el Ayuntamiento haciendo unas cosas, como no localizaban al alcalde me pasaron una llamada del embajador de España ante la Unesco y me dieron la noticia”. 
 
Para Julián Lanzarote “fue el primer título que conseguimos y fue el espaldarazo de otras grandes cosas que culminaron con la Capitalidad”. Y es que tiene las cifras muy presentes “Salamanca a principios de los 80 tenía 200.000 visitantes, a partir de la declaración de la Unesco se subió al millón, y a partir de la Capitalidad se alcanzaron los 2 millones de visitantes” y por ello considera que “para Salamanca fue lo más importante en la segunda mitad del siglo XX, porque éramos el cogollo de las ciudades de España”.
 
Una de las anécdotas que recuerda Lanzarote de aquella época es una visita del entonces primer ministro francés, que recorrió las calles salmantinas acompañado por el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar. Quedó tan fascinado del centro histórico salmantino que prometió dar su apoyo en su candidatura al nombramiento como Ciudad Europea de la Cultura.
 
El problema del título
 
Años después de 1988, y ya como máximo responsable del Consistorio salmantino, Julián Lanzarote recuerda como en un viaje a Ávila con otros mandatarios de las Ciudades Patrimonio vio que el alcalde abulense tenía el título perfectamente enmarcado en su despacho del Ayuntamiento. Lanzarote preguntó por él, ya que Salamanca no tenía físicamente ningún diploma, y le informaron que había que solicitarlo a la Unesco. Nada más regresar a la ciudad, Julián Lanzarote encargó pedir el diploma y fue enviado al Ayuntamiento salmantino. Hoy en día el entonces alcalde conserva una copia que hizo entonces del título como recuerdo personal de aquella etapa.
 
Casco Histórico
 
Julián Lanzarote también recuerda como el Banco Europeo de Inversiones concedió una importante cantidad de dinero -cerca de 800 millones de las antiguas pesetas- para actuaciones en el casco histórico de la ciudad. “Tuve el privilegio de enterarme bajo cuerda y solicitar aquel dinero” que provenía de cuotas ingresadas por países nórdicos antes de su entrada en la UE. “Fraga, que era un gran peleón por su querida Galicia, se cogió un rebote tremendo y siempre que nos veíamos me preguntaba cómo me había enterado yo de que se podía pedir aquel dinero”.
 
Para Julián Lanzarote la declaración de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad “fue la gran puerta para ser conocidos y para recibir cosas después con las que ni siquiera habíamos soñado”. Además, está convencido de que la Capitalidad se consiguió “porque ya éramos Ciudad Patrimonio”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído