Desde que la Junta de Castilla y León pusiera en marcha en 2001 el primer plan para llevar los servicios de internet a aquellas zona que son denominadas como no universales, es decir a los pequeños núcleos de población de la provincia de Salamanca, la Administración regional ha intentado a través de diversas iniciativas por la vía de las ayudas a las operadoras de telecomunicaciones incentivar el desarrollo de coberturas en zonas en las que dichas operadoras por ‘motu propio’ no lo harían. 
 
La directora general de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León, Susana García Dacal, asegura que “hemos trabajado con distinta tecnología y ahora mismo internet llega a todas las entidades locales”, sin embargo, es consciente de que en muchas de ellas la velocidad no es suficiente para poder ‘navegar’ con calidad y por ello el esfuerzo de la Administración regional se centra ahora “en llevar la conocida como banda ancha rápida o ultrarápida” a los municipios que no disponen de ella.
 
Y es que hoy en día la red de fibra óptica que hay en las grandes ciudades pueden alcanzar hasta 100 megas por segundo, una velocidad impensable en los pequeños núcleos de población. “Las telecomunicaciones han evolucionado muchísimo y tenemos que llegar más allá para no perder el carro”, afirma Susana García. 
 
Las actuaciones para aumentar la velocidad en los municipios salmantinos -y de toda la Comunidad- se encuentran inmersas dentro de la conocida Agenda Digital 2014-2020, cuyo marco estratégico de actuación fue aprobado hace unas semanas.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído