Uno de tantos agravios comparativos de la Junta de Castilla y León hacia la provincia de Salamanca se encuentra en la estación de autobuses. Mientras se intenta construir un nuevo hospital en la capital charra, en Burgos y Valladolid se terminaron dos y en Palencia ya se ha proyectado otro. Con las infraestructuras de transporte por carretera ocurre lo mismo. La Junta destinó cinco millones para una nueva estación de autobuses en Ávila, ya concluida, mientras a Salamanca no llega euro alguno desde hace años.
 
La nueva estación de autobuses de Ávila potencia el área comercial de la zona haciéndola más atractiva para la ciudad y para los usuarios. Además, impulsa la función intermodal de ferrocarril y transporte público por carretera. La nueva terminal de autobuses es un edificio en la vanguardia arquitectónica en materia de sostenibilidad, eficiencia energética, accesibilidad y supresión de barreras. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído