Entre estas medidas destaca el ahorro del 30 por ciento de las ayudas a las líneas convencionales con itinerarios fijos que son deficitarias, y el incremento de la tarifa del Transporte a la Demanda, que pasa a un euro por trayecto (dos euros ida y vuelta cuando antes costaba un euro), así como un ajuste en su horario. Las medidas se comenzarán a aplicar en agosto y tendrán un carácter temporal frente a la crisis.

Cabrejas aseguró que el transporte es un “servicio imprescindible para el Gobierno regional y clave para vertebrar la comunidad, pero que debe ajustarse al momento difícil que vivimos”. El director general de Transportes hizo estas declaraciones durante su comparecencia en la Comisión de Fomento de la FRMP, a cuyos miembros aseguró que “ninguna localidad se quedará sin servicio”. Cabrejas remarcó que “nos importa el transporte rural, tanto que no se va a eliminar este servicio pero debemos racionalizar las rutas”.

El Servicio de Transporte a la Demanda cuenta con un 90 por ciento de satisfacción por parte de los usuarios y es un hito del sector en España. La Junta presta este servicio en 5.500 localidades y se realizan un millón setecientas mil expediciones al año.

El PSOE rechaza "este hachazo más"

Por su parte, los representantes socialistas en esta Comisión rechazaron lo que consideran “un hachazo más” a los habitantes del medio rural “recortando en servicios públicos de nuevo, y en este caso además, incidiendo en el aislamiento en el que la Junta quiere dejar al medio rural, dificultándoles el acceso a las líneas de comunicación con el resto de los pueblos y cabeceras de comarca”. Además el PSOE también denunció la pérdida de empleo que supondrá este recorte, puesto que ahora trabajan dos conductores por autobús.

Pero lo más grave para los socialistas es que el director general de Transportes fue “incapaz” , a preguntas de sus representantes, “de responder sobre el ahorro que supondrá la medida de recorte del transporte a la demanda”. “No sabe cuánto se va a ahorrar o no lo quieren decir puesto que el coste de mantenimiento de los autobuses que se van a quedar parados será el mismo”, lamentaron en un comunicado de prensa.

Para el PSOE de Castilla y León, “con este tijeretazo al servicio del transporte a la demanda y la subida del viaje, se condena al aislamiento al medio rural y sus vecinos, y destapa la hipocresía de la Junta y del PP de Castilla y León puesto que por un lado continúa su política de desmantelamiento de los servicios públicos y por otro su supuesta vertebración de la Comunidad, se queda en “agua de borrajas” con estas decisiones puesto que el transporte y las líneas de comunicación en el ámbito rural es la base de esta vertebración: lo contrario es el aislamiento y la incomunicación”.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído