La Consejería de la Presidencia remitirá una carta personalizada a cada uno de los 2.248 municipios de Castilla y León en la que les informará de las funciones y servicios que podrá desarrollar cada uno de los ayuntamientos, que será conforme a su tamaño, y las de los distritos rurales, uniones voluntarias de municipios o “mancomunidades evolucionadas” acordadas en la Mesa para la Ordenación del Territorio.

Así lo anunció hoy el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, quien aseguró que esa es “la mejor fórmula” para su departamento de comunicar el mapa de funciones y servicios de los municipios y de los distritos acordado en el seno de la Mesa Territorial por entender que la vía de información pública es larga y más compleja. “Creemos que dirigirse personalmente a cada ayuntamiento es la mejor fórmula”, aseveró.

La Consejería dará entonces un plazo de unos quince días para que les hagan llegar las críticas, quejas, sugerencias o recomendaciones, que de existir muchas en una misma dirección les llevarían a realizar modificaciones, afirmó De Santiago-Juárez ante los alcaldes asistentes. Pero antes los grupos de trabajo de diputaciones y distritos y municipios deben cerrar la cartera de servicios, lo que está previsto en las reuniones de los días 11 y 14 de junio y después pasar a la Mesa de Ordenación Territorial.

El consejero mantuvo el calendario de remitir el proyecto de ley de Ordenación, Gobierno y Servicios Sociales en otoño a las Cortes para la puesta en marcha de este modelo basado en la asociación voluntaria de municipios en distritos rurales o urbanos. En su exposición, tras una explicación “sencilla” de lo que pretende la Junta, recalcó que no desaparece ningún municipio, que no pierden servicios y que se trata de una prestación más eficiente para hacer “más con menos”.

Consciente de que la supresión de municipios “ha creado inquietud”, De Santiago-Juárez aseguró que “esa idea -supresión de municipios- nunca ha existido” en la propuesta de la Junta cuando analizó qué modelo adoptar para la reforma de la administración autonómica, local y provincial y la prestación más eficaz de los servicios en el territorio.

Desechada la supresión de municipios, vía aplicada en Dinamarca y ahora por obligación en Grecia y Portugal, y la fusión obligatoria, la Junta se decantó por la asociación voluntaria porque “la unión hace la fuerza”, explicó el consejero, quien recordó la tradición de mancomunidades que existe en la Comunidad, donde el 98 por ciento de los municipios están al menos en una, pero reconoció que este mapa es “un poco anárquico”.

En este momento los grupos de trabajo están en determinar el mapa de funciones y servicios de los distritos, que será una cartera homogénea para todos ellos, y de los municipios, conforme a su tamaño, además de redefinir las competencias de las diputaciones y la coordinación con las delegaciones territoriales de la Junta.

Mancomunidades y comarcas

El consejero destacó que en las reuniones con los alcaldes -su departamento ha convocado ya a 2056 ediles de los 2248 existentes- se ha pasado de la preocupación inicial por la posible supresión de municipios a interesarse por las funciones que van a tener. En la reunión de esta tarde, algunos de los alcaldes preguntaron por las mancomunidades, el mapa sanitario y educativo, las pedanías o las comarcas.

En cuanto a que se pueda desmontar el patrimonio de las actuales mancomunidades, algo que, según el consejero, no va a ocurrir porque se trata de reestructurar ese sistema, lo que supondrá que algunas se mantengan con más servicios.

     

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído