Los vehículos incluidos en este contrato son 26 UVI móviles destinadas a la atención asistencial urgente avanzada; 86 soportes vitales básicos, destinados a la atención urgente inicial; 124 ambulancias convencionales (no asistenciales) y 153 ambulancias colectivas (no asistenciales). Si se suman los 154 de Burgos y Valladolid, el total de vehículos destinados al transporte sanitario terrestre es de 543. Existe además, para la cobertura medicalizada aérea el soporte de tres helicópteros.
 
El número total de vehículos de transporte sanitario terrestre no se modifica con respecto al actual, si bien el nuevo contrato exige que cinco ambulancias convencionales que prestaban servicio a emergencias en las provincias de Ávila, Salamanca y León se transformen en Soporte Vital Básico y por tanto en vehículos con mayores requerimientos asistenciales. Para que la prestación del servicio no dependa exclusivamente de las empresas adjudicatarias, la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León aporta personal que pertenece al sistema público sanitario -en total, 264 facultativos y enfermeros- que atienden a los pacientes en UVI móvil.
 
Entre las principales novedades del nuevo contrato hay que destacar la adecuación a la nueva normativa en materia de autorizaciones sanitarias. Asimismo, se especifica lo que son ambulancias adicionales mínimas estimadas por las necesidades asistenciales; es decir, más vehículos disponibles para cuando se requieran, con un total de 62. En cuanto a la antigüedad de los vehículos se establecen mayores exigencias para la renovación de la flota y así garantizar la máxima seguridad y calidad en la prestación del servicio. También se establecen mayores exigencias en materia de comunicaciones, incorporándose la obligación de que las ambulancias no asistenciales también vayan equipadas con GPS. En cuanto a las asistenciales se valorará adicionalmente la incorporación de la Red Tetra, que consiste en un sistema mucho más avanzado que el GPS que permite comunicaciones grupales. Esto permite mejorar la gestión para coordinación en las urgencias y dispone de terminales específicos con posibilidad de conexión con los centros públicos donde se había monitorizado al paciente inicialmente.
 
Los contratos de gestión del servicio público de transporte sanitario terrestre constituyen una prestación fundamental para la población, que abarca a un total de 340.421 pacientes trasladados anualmente en toda la comunidad autónoma: 205.326 fueron tendidos en un año por transporte urgente asistencial terrestre; 971 pacientes se atendieron por transporte urgente asistencial aéreo (helicóptero) y 134.124 fueron trasladados en ambulancias no asistenciales (no urgente). El número total de horas en que los vehículos están operativos asciende a 2.792.862 anuales en toda la comunidad autónoma.
 
Otro aspecto reseñable son los tiempos medios de respuesta de toda clase de transporte urgente terrestre que en Castilla y León son óptimos, teniendo en cuenta las características geográficas, el ámbito rural y las infraestructuras. La media es de 16 minutos y 13 segundos, tiempo que comprende desde la llamada en la que se solicita el recurso hasta que éste llega al destino (incluye la gestión telefónica del sanitario).
 
Las provincias de Burgos y Valladolid mantienen aún el contrato vigente en la actualidad, cuyo coste anual asciende a 17,9 millones de euros. Por lo tanto, el total de las ambulancias disponibles en Castilla y León quedaría repartido como sigue por las diferentes áreas de salud. Transporte urgente: Ávila 15, Burgos 25, León 27, Palencia 12, Salamanca 19, Segovia 12, Soria 10, Valladolid 20 y Zamora 17. Y transporte no urgente: Ávila 52, Burgos 77, León 93, Palencia 45, Salamanca 73, Segovia 41, Soria 36, Valladolid 77 y Zamora 4.
 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído