El sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) considera que prohibir el pago de facturas de más de 3.000 euros en efectivo rebajaría la tasa de economía sumergida en 5,1 puntos desde el 23,3% del PIB actual, lo que se traduciría en una reducción del 21,9% en términos porcentuales y supondría una recaudación adicional de unos 19.660 millones de euros anuales.  

Gestha valora esta medida, pues "es, sin duda, una medida disuasoria frente al fraude fiscal, porque las empresas no podrán deducir el IVA ni el gasto en el Impuesto de Sociedades por la parte pagada en metálico que exceda del límite máximo permitido en cada factura". Además, considera que "no supondrá ningún perjuicio para las empresas", ya que en la práctica el pago en metálico ha quedado relegado sólo para pequeños gastos de bolsillo en la mayoría de las compañías que operan en España.

Los técnicos de Hacienda recuerdan que los gobiernos de Grecia e Italia han aprobado recientemente medidas similares para reducir la elevada economía sumergida de sus países. Así, en Grecia están prohibidas desde enero de 2011 las transacciones en efectivo que superen los 1.500 euros, mientras Italia ha anunciado que declarará ilegales las transacciones en efectivo de más de 5.000 euros, ha apuntado Gestha.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído