La nueva regulación en el tráfico para poder acceder al complejo hospitalario no sólo ha provocado un cambio en los hábitos de los pacientes, sino también de los trabajadores, que ven cómo se han reducido sus posibilidades para poder estacionar su vehículo. La principal consecuencia es un colapso del aparcamiento subterráneo junto al hospital Virgen de la Vega, que ahora registra cada día largas colas para entrar y lleno en gran parte de la jornada laboral.

Esta párking fue la primera infraestructura puesta en marcha de cara al nuevo hospital, con 567 plazas. Las dos últimas plantas, los sótanos 4 y 5, están habilitadas para que los trabajadores del hospital puedan aparcar gratis si encuentran un sitio libre. Sin embargo, muchos empleados declinaban esta opción al estar acostumbrados a encontrar sitio sin problemas en las calles aledañas al hospital. Pero ahora, al suprimirse decenas de estacionamientos, recurren a ese derecho que tienen en el párking, provocándose el colapso cada día y el consiguiente malestar de los trabajadores, pues muchos no pueden esperar y deben dejar el coche en las plantas superiores del párking o incluso irse hasta la zona verde de San Bernardo y San Vicente. Con lo que el gasto diario supera los siete euros.

La Unión Sindical Obrera (USO) llevará este asunto a la próxima junta de personal, para que el nuevo gerente del hospital estudie alguna alternativa. Los mayores problemas se producen en los cambios de turno, pero se repiten durante gran parte del día al coincidir con los cientos de pacientes que cada jornada se desplazan hasta el complejo hospitalario. La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F) se suma a la denuncia y propone que aumente la presencia de autobuses y la frecuencia para facilitar a muchos trabajadores del hospital el desplazamiento, evitando coger el coche, o zonas alternativas exclusivas para los empleados sanitarios.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído