Este viernes, entre las nueve y las once de la mañana, tiene lugar un eclipse parcial de sol que será observable en Salamanca. Aprovechando este singular fenómeno y en el marco del Año Internacional de la Luz, estudiantes de física de la Universidad de Salamanca han diseñado y construido con materiales reciclados varias cámaras estenopeicas (parecidas físicamente a los telescopios) con las que poder disfrutar del eclipse de una manera segura.

Para lograr que el mayor número de salmantinos observe un eclipse que hacía una década que no se producía, los estudiantes han repartido estas cámaras especiales por diferentes centros educativos de la provincia, tanto de primaria como de secundaria y bachillerato.

Además, si las condiciones meteorológicas lo permiten, se montarán tres estaciones de observación en la calle para que todo el que lo desee pueda ver y comprender el fenómeno de la mano de los estudiantes de física de la universidad. Las cámaras se situarán en la Plaza Mayor, el Campus Unamuno y el Campus de Ciencia. Además, el Centro de Láseres Pulsados, colaborador de la actividad, colocará otra cámara estenopeica en el Parque Científico en Villamayor.

El Centro de Láseres Pulsados y la Universidad de Salamanca han apoyado a la asociación universitaria OSAL, promotora de la actividad, que ha sido incluida en el marco del proyecto ?Despejando Sombras? financiado en parte por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Los estudiantes de la USAL y el CLPU ofrecen así una oportunidad única para observar un fenómeno natural que no volverá a producirse hasta dentro de seis años.

Observación de OSAE

Por su parte, la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio (OSAE) también ha organizado un acto público de observación. Será en el Parque de la calle de los Mozárabes, entre las 8:30 y las 11:30 horas.

Uno de los socios de OSAE, Óscar Martín Mesonero, es uno de los componentes de la Expedición SAROS 2015, que verán la totalidad del eclipse desde un avión Boeing 733-800 a 11.500 metros de altura sobre el Atlántico Norte, cerca de las islas Feroe.

Precauciones a tener en cuenta

El Colegio de Ópticos-Optometristas recuerda que mirar el eclipse directamente sin una protección adecuada puede ocasionar graves daños en los ojos. La radiación UV puede dañar la retina y en un principio no notar molestias que sí podrán aparecer después de unas horas. Especialmente hay que tener cuidado con los niños y personas que ya padezcan alguna patología ocular, pues sus ojos son más sensibles. En caso de visión borrosa o molestias oculares será conveniente que acudan al servicio de urgencias oftalmológicas.

Por tanto, sólo se puede mirar el sol directamente con unas gafas denominadas ?gafas de eclipse?, que deben estar homologadas por la Comunidad Europea para la observación solar, cuyo índice de opacidad debe ser cinco o mayor o mediante sistema de proyección indirectos, ya sea sobre cartulinas o paredes en sombra.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído