La Casa Lis, tras la misa en honor de San Juan de Sahagún, fue el escenario escogido y como parece va a ser habitual en el que el alcalde de la ciudad ofrece una recepción a las distintas autoridades civiles, políticas y militares que festejan y honran al patrón. Allí, el primer edil, Alfonso Fernández Mañueco, tuvo palabras de agradecimiento a todos los presentes y a todos los ciudadanos de Salamanca recordando sus festividades de San Juan de Sahagún como alcalde, que ya son cuatro.
 
En su discurso, destacó “el diálogo con todos para llegar a importantes acuerdos en beneficio de las personas de esta ciudad. La gestión pública te enseña que no se escucha más a quien más grita, sino a la persona que habla con la fuerza de la razón. Hay personas que entendemos la política no como el problema, sino como la solución para hacer de la discrepancia una oportunidad”. Así, con ello, quiso agradecer a todos los ciudadanos con los que ha tenido contacto y, en especial, a Enrique cabero como cabeza visible de la oposición en el Ayuntamiento de Salamanca. “Como portavoz de la oposición ha tenido permanente vocación de diálogo en beneficio de la ciudad de Salamanca”, señaló de él.
 
Continuó asegurando “que ante las dificultades actuales los ciudadanos cada vez nos exigen más a quienes tenemos una responsabilidad pública y debemos asumir el liderazgo social y político que nos corresponde porque esa es nuestra responsabilidad. Tenemos que escuchar permanentemente la voz de los ciudadanos. Por eso, invito en la festividad de San Juan de Sahagún a los salmantinos a trabajar por el interés de la ciudad. Que dejemos a un lado los intereses particulares y partidistas y sigamos por a senda de construir sobre o que se ha hecho antes”. Finalizó deseando “hacer una política con mayúsculas para que Salamanca sea una ciudad de concordia y tolerancia y construyamos entre todos una España de todos y para todos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído