El Consejo de Ministros también tiene previsto aprobar este viernes cambios en la gestión del cese de actividad de los trabajadores autónomos, de modo que los requisitos para acceder a esta prestación sean más realistas. Actualmente se rechazan hasta el 80% de las solicitudes, fundamentalmente por las dificultades de acreditación de las causas previstas en la norma.

Ahora se modifica y flexibiliza esta regulación que no ha sido la adecuada, mediante la adopción de medidas para que las exigencias de información se adapten a la realidad de la actividad autónoma. Una de las principales novedades es la invitación al pago, de modo que, si en la fecha del cese en la actividad, el trabajador no está al corriente en el pago de cuotas a la Seguridad Social, el órgano gestor le dará un plazo adicional de treinta días para ingrese las cuotas debidas y no pierda la prestación.

La Unión de asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) explica que de las solicitudes efectuadas en el cuarto trimestre de 2013, tan solo han resultado favorables el 23% en primera instancia, a las que sumando las reclamaciones estimadas alcanzamos el 25%. El resto son mayoritariamente desfavorable, aunque también encontramos desistidas.
 
María José Landaburu, secretaria general de Uatae, ha explicado que del total de solicitudes desfavorables, casi el 80% lo son por “no acreditar correctamente el cese de actividad” y tan solo el 12% por carecer del período mínimo de cotización. Para Landaburu, "el problema reside en la enorme exigencia de los requisitos para acceder a esta prestación, que lejos de facilitar en los momentos de cierre los trámites y procesos necesarios para obtenerla, la convierten en una “auténtica peripecia”, que la mayoría de las veces no obtiene resultado alguno, después de hacerles perder el tiempo, la paciencia y la confianza en el sistema".
 
Landaburu explica, que, salvo los trabajadores económicamente dependientes que pueden acreditar de manera mas sencilla el cese de actividad por rescisión del contrato mercantil, los demás autónomos tienen serias dificultades a la hora de justificar los motivos económicos ya que el autónomos tiene que acreditar pérdidas derivadas del ejercicio de la actividad superiores al 30% de los ingresos en un año completo, o superiores al 20% en dos años consecutivos y completos. Es evidente que en un contexto como el actual y con un perfil de trabajo autónomo como el que tenemos, que es básicamente de autoempleo, provocado por la expulsión del mercado de trabajo, sin apenas inversión ni financiación ni recursos para sostenerse en el tiempo, es muy difícil que los autónomos permanezcan meses y meses hasta 24 con pérdidas. Obligarles a hacerlo es empujarles a un desastre económico aun mayor que simplemente tener que cerrar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído